Posicionamiento y presentación

Posicionamiento y presentación.

Hoy, día de Todos los Santos, reinicio esta experiencia virtual con curiosidad e interés. Sin pretensiones pero abierto a todo lo que merezca la pena en planos profesionales, sociales, humanos, creativos, curiosos…
Resumo brevísimamente mis circunstancias vitales básicas llegado a estos 54 años que hoy me adornan. Nacido en Alicante un 06-ago-54. Hijo de Rafael y Ángela. Tercero de cuatro hermanos, todos con el cromosoma Y en la pareja 23.
Estudié en el colegio San Juan Bosco de los Salesianos de Alicante. Mis recuerdos son más dulces que agrios. Inicié mi licenciatura de Ciencias Químicas en el año 1973 en el CEU (hoy universidad) de Alicante y la concluí en el 78 en la Universidad Autónoma de Madrid especializándome en Electroquímica.
Trabajé año y medio en Climatizaciones Levantinas en Alicante, en GEA, Grupo de Empresas Álvarez, en Vigo. Diez años de experiencia ingrata aunque útil. Posteriormente trabajé en Porcelanas Sanbo, en Aldaya, Valencia. Los cinco años más satisfactorios de mi vida adulta en el plano profesional y personal. Finalmente, 10 años de frustración y sinsabores, aunque con breves paréntesis y compensaciones, en Porvasal, Chiva, Valencia.
En los cincuenta concluyo mi actividad profesional como químico y experto en fabricación de porcelana para dar un giro de 180º a mi vida y “liarme” con una nueva actividad profesional y empresarial. Inicio una aventura totalmente nueva y desconocida como propietario de una franquicia inmobiliaria en Valencia. Hasta hoy.
En el aspecto personal, el más importante, decir que estoy felizmente casado desde el 11-ene-86 con Stella Maris en la iglesia de los Salesianos de Vigo. Ella me ha hecho madurar y sólo lamento no haber seguido sus sabios y prudentes consejos en la mayoría de las ocasiones. Alejandro enriqueció nuestra unión viniendo a este mundo un 6-nov-86, en Vigo.
Me defino como una buena persona. Confiado y sociable. Discreto y prudente. Aún hoy aspiro a ser feliz y a hacer felices a los míos y a mi entorno. No aspiro a más. Y, existencialmente, soy católico. Con todas mis dudas, y toda mi comprensión para quien no piense como yo, tengo claro que los principios cristianos y el ejemplo y la vida de Jesús dan sentido a mi vida.

Deja un comentario