Un paseo y algo más por las calles de Londres. I

Siempre he pensado que las calles de una ciudad son un trozo de historia viva y cambiante de la que sus habitantes son los verdaderos protagonistas aunque muchas veces ignotos. Solemos darle a las calles un sentido de utilidad y de existencia obligada pues son los espacios que delimitan nuestras viviendas. Pero pocas veces en nuestra vida cotidiana nos planteamos bucear un poco en la intrahistoria que se esconde en cualquiera de las muchas calles que solemos transitar habitualmente o que tal vez tengamos decidido hacerlo en un futuro. Parto del convencimiento de que todas las calles de este planeta por humildes e insignificantes que sean tienen su relato interesante. Para conocerlo sólo habría que tirar del hilo por ejemplo charlando con alguno de los ocupantes que las habitan en su inmediatez física. Desde este enfoque hoy, y en sucesivos artículos, quiero compartir con vosotros la experiencia de conocer historias interesantes de algunas de las calles más destacadas de Londres. ¿Me acompañas en este paseo?

Lo primera decisión que hay que tomar es cuando y como queremos realizar nuestro recorrido. Es decir, debemos entender que según las circunstancias en que realicemos nuestra visita obtendremos percepciones diferentes. A la hora de disponernos a iniciar esta inmersión callejera debemos saber que el resultado obtenido dependerá absolutamente del planteamiento elegido a priori. Debemos decidir si lo que buscamos es el bullicio diario pletórico de estresados oficinistas, ejecutivos o comerciales intentando desesperadamente hacer el primer contrato del día o, si por el contrario, buscamos encontrarnos con calles que ofrecen un ambiente relajado, creativo, quizás bohemio, donde proliferan los artistas espontáneos: músicos, retratistas, mimos, malabaristas, etc. O tal vez prefiramos encontrar en la tranquilidad y quietud que se manifiesta en las calles cuando éstas están desérticas aquellos rasgos que el stress, el ruido, las prisas o las propias preocupaciones que suelen acompañarnos a todas partes no nos dejan percibir con la intensidad que se merecen hechos o detalles merecedores de toda nuestra atención.

Así que a la hora de adentrarnos en la aventura de descubrir los secretos de cualquier ciudad y de sus calles deberemos decidir si iniciamos nuestra andadura cuando el día comienza y las calles empiezan a cobrar vida con los primeros aromas a café de las cafeterías más madrugadoras o con el sabroso y fresco olor a pan recién horneado proveniente de alguna panadería cercana. En esa hora temprana puede ser un placer descubrir olores, sonidos y matices de color característicos. También, por supuesto la arquitectura y el estilo urbanístico propios de la calle o de la zona, e incluso nuestros ojos estarán en disposición de mirar el cielo y si el día esta soleado ver los reflejos de los primeros rayos del sol en edificios, ventanas o en la calzada quizás mojada… Tantos efectos, colores, formas, tanto por descubrir… Sólo es necesario poner nuestros sentidos a trabajar. No me detendré a hablar del resto de posibilidades. Visitar la calle en pleno ajetreo cotidiano propio de las horas punta. Muy interesante para descubrir cuanta actividad económica o comercial se produce en determinada zona pero no para quedarse con la personalidad propia de la calle ajena a toda esa actividad. Lo mismo o parecido se puede decir de la noche. Sin olvidar la gran diferencia que se produce en el resultado de nuestro itinerario callejero si éste tiene lugar en día laborable o en fin de semana.

Bajo todas estas premisas creo que merece la pena empezar el recorrido recordando los orígenes de la ciudad que pretendemos descubrir a través de sus calles. Londres fue fundada, en la zona que hoy se conoce por la City of London (Ciudad de Londres), por los romanos hace más de 2.000 años con el nombre de Londinium.  Hoy en día la City es el centro neurálgico de la economía británica, y uno de los distritos financieros por excelencia de todo el orbe. Pero en su momento sufrió dos incendios, uno en 1212, y el más importante y que arrasó la zona, el Gran Incendio de 1666. Este incendio se llevó por delante la ciudad medieval de Londres dentro de la vieja muralla construida siglos antes por los romanos y destruyó todo lo que encontró a su paso: casas, iglesias, la Royal Exchange, la antigua Catedral de San Pablo o el Ayuntamiento. Tras este devastador incendio la ciudad se fue reconstruyendo paulatinamente hasta ir adquiriendo el aspecto actual. En la reconstrucción se pretendió dotar a la ciudad de espacios amplios llenos de luminosidad pero no fue completamente posible por la permanencia en pie de las antiguas casas calcinadas cuya estructura se quiso conservar. No obstante, la amarga experiencia sirvió para respetar el criterio de que los nuevos edificios se construirían en piedra en lugar de madera y con la suficiente separación para evitar la rápida propagación del fuego en caso de un nuevo incendio. Como consecuencia de aquel incendio se levantaron edificios simbólicos en La City, como por ejemplo la Catedral de St. Paul y el propio monumento en honor a los daños causados por esta tragedia, The Monument, una gran columna de más de 60 metros de altura culminada por una urna dorada con forma de fuego. Siendo posible ascender a la cima del monumento subiendo a través de una estrecha escalera compuesta por 311 escalones.

Os propongo la seductora calle de Charing Cross como protagonista elegida para la primera de nuestras visitas a algunas de las… streets of London…

Charing Cross
Cualquier londinense sabe que Charing Cross es el nombre dado al espacio abierto en el extremo occidental de la Strand y al sur de la Trafalgar Square. El nombre se deriva probablemente de la mayor parte del antiguo poblado de Charing que tuvo aquí una especie de lugar de parada en tiempos pasados ​​para los viajeros entre las ciudades de Londres y Westminster; aunque algunos escritores han buscado su origen en las palabras “chère reine”, en alusión a la cruz que hizo poner el rey Eduardo I en memoria de su “querida reina” Eleanor. Las crónicas cuentan que fue un matrimonio en el que realmente reinó el amor. El rey llegó a decir en su funeral: “whom living we dearly cherished, and whom dead we cannot cease to love” (a quien en vida tan hondamente quisimos, a quien en su muerte no podemos dejar de amar).

Conviene saber que la cruz original fue desmontada hace varios cientos de años, durante la Guerra Civil Inglesa. Un acto de rebeldía respecto de los valores tradicionales que habían reinado hasta entonces y un símbolo de la instauración de un nuevo orden. En su lugar se colocó una estatua que posteriormente el Parlamento ordenó destruir aunque el encargado de hacerlo simplemente la escondió. Años más tarde, cuando se instaló la Restauración se erigió de nuevo la estatua, y en esta localización se ejecutaron a los rebeldes que habían sacudido el régimen de la monarquía inglesa.

En Charing Cross se encuentra la estación de trenes del mismo nombre, una de las más antiguas y céntricas de Londres. Fue inaugurada el 11 de enero de 1864 creando un edificio con techos con arcadas realizadas en hierro forjado, una técnica que se había puesto de moda desde mediados del siglo XIX y que fue tan común en la arquitectura ferroviaria.

Estación de Charing Cross

Desde el siglo XVIII Charing Cross se ha considerado como centro exacto de Londres. Es por ello que se utiliza como punto de referencia para medir las distancias de Londres a otros sitios de Reino Unido.

Charing Cross street

Estimado lector queda mucho por decir sobre Charing Cross pero debo terminar aquí la referencia a este histórico lugar para darnos el pequeño respiro necesario que nos permita visitar, observar y disfrutar con espíritu renovado de otros sitios tan interesantes al menos y que seguro que nos sorprenderán. Y mientras llega ese momento os planteo una pregunta… ¿Qué tipo de historias interesantes y seguramente desconocidas albergará la calle donde transcurre habitualmente tu vida? ¿Te lo imaginas?

 Charing Cross street

Una escapada a Londres

Hace tiempo que mi esposa y yo le estamos dando vueltas a la idea de realizar una pequeña escapada a Londres aprovechando esas fechas especiales en las que las compañías low cost ofrecen precios de risa. La verdad es que la situación está tan movida en este país que uno no sabe si convertir la escapada en definitiva y no volver hasta que se acabe la función o bien hacer un viaje relámpago y volver cuanto antes a la tierra que me vio nacer para no perderme ripio. Yo, que aún conservo la ración de optimismo con que nací, me inclino de momento por esta última opción. Así que junto con mi compañera de fatigas y alegrías estamos rumiando la idea de hacer un viaje light a la city de sólo 48 h. Para ello nos hemos puesto a discutir, de manera civilizada, sobre cuál sería la mejor hoja de ruta para lograr que pese a su brevedad el viajecito nos deje un agradable sabor de boca. Vamos que nos quedemos con ganas de volver. Y puestos a ello llegamos democráticamente a la conclusión de que forzando la máquina podríamos hacer un tour tal que éste.

Museo del Crimen
El Museo del Crimen de Scotland Yard, conocido durante un tiempo como el Museo Negro (Black Museum), es un lugar en el que es posible conocer la historia de algunos de los asesinos y delincuentes más famosos de Gran Bretaña y del mundo. Armas, pistas, las sogas con las que se condenó a los culpables… e incluso todo tipo de recuerdos del famoso Jack el Destripador.  Ubicado en el mismo edificio de las nuevas instalaciones de la policía británica en la ciudad, no se encuentra abierto al público. Para conseguir visitarlo hay que dirigir una solicitud al propio Scotland Yard. No es fácil, ya que la mayoría de las invitaciones van destinadas a estudiantes de criminología, forenses y personal relacionado con la policía. De momento, todos los que han visitado este singular museo han coincido en algo, en que la mayoría de los objetos que se exponen son realmente espeluznantes.

Neal’s Yard, donde el color es protagonista
En la zona de Covent Garden, existe un rincón que es sin duda singular: Neal’s Yard, un callejón con casas pintadas de colores y aspecto bohemio. Realmente merece la pena hacer una parada y quedarse a tomar algo en alguna de las pequeñas mesas que los bares y restaurantes de la zona sacan a la calle. Metido en pleno Covent Garden, es una especie de oasis para el turista. Es un callejón muy colorido que tiene dentro algún que otro restaurante vegetariano, peluquerías, una tienda de aceites y olores… Un lugar del que nunca te arrepentirás de haber visitado.

Neal’s Yard

Carnavales de Notting Hill
¿Sabías que en Londres se celebra el segundo Carnaval más grande del mundo? Este carnaval cobra vida en el último fin de semana de agosto. Es el Carnaval de Notting Hill, un pintoresco barrio que se hizo mundialmente conocido gracias a la película del mismo nombre. Pero, además de haber sido ‘set’ de rodaje de Julia Roberts y Hugh Grant, alberga un gran desfile de disfraces al más puro estilo brasileño. El oeste de Londres se llena de los típicos grupos de percusión con sus instrumentos de metal, música Calipso y apetitosos puestos de comida. El lunes (festivo en el Reino Unido) se celebra el desfile principal. Por la tarde-noche, las carrozas dejan las calles en fila y la gente sigue festejando en las numerosas after-parties del Carnaval de Notting Hill.

El ‘Little Big Ben’
Casi todo el mundo conoce de la existencia del Big Ben, esa gran torre con reloj junto a las Casas del Parlamento londinense. Lo que muchas personas ignoran es que también existe un ‘Little Ben’, una versión más pequeña que puede verse en la intersección de Vauxhall Bridge Road y Victoria Street. El mercado que ponen en la plaza del reloj está muy bien, puedes encontrar un sin fin de especias.

Hyde Park
Sin duda uno de los espacios verdes más emblemáticos de la ciudad es Hyde Park, pero además esconde curiosidades como el Speaker’s Corner, una zona del parque a la que la gente acude a hablar ante el público. Allí, cualquiera, ´subido a un cajón´ puede elevar la voz y comenzar un discurso ante la audiencia presente, que podrá debatir o no las palabras del orador. La mayoría de los oradores del Speaker’s Corner son desconocidos, aunque también ha contado con invitados ilustres como Karl Marx o George Orwell. El londinense Hyde Park es uno de los mejores parques urbanos del planeta. Con una superficie de 142 hectáreas y más de 4.000 árboles, un gran lago, una pradera y ornamentales jardines salpicados con flores, es muy probable que te olvides de que estás en el centro de Londres.

Estación King’s Cross
En los libros de Harry Potter, la estación de King’s Cross es el punto de partida del Expreso de Hoghwarts, el tren que lleva a la escuela de magos. Evocando la obra de J. K. Rowling, se ha instalado una placa en la estación que señala el andén 9 3/4, el indicado para tomar este tren ficticio. Además, como para atravesar este andén es en teoría necesario atravesar una pared se ha instalado un carrito portaequipajes que parece estar incrustado en los ladrillos. Interesante.

La Pequeña Venecia
Llamada así por el poeta Robert Browning, quien vivió muchos años en este lugar en el siglo XVII. Es una zona de canales que se sitúa en el barrio de Paddington, al noroeste, en el distrito de Maida Vale (una de las áreas residenciales más selectas de Londres), Little Venice ofrece un maravilloso entorno natural, gracias a los canales que la caracterizan. Los canales convierten la zona en un pintoresco lugar en el que dar un paseo sin salir de la ciudad. Numerosos barcos están atracados a sus orillas, y algunos incluso son auténticas cafeterías flotantes en los que degustar un ‘five o’clock tea’.

Cementerio de Highgate
No es algo a lo que estemos demasiado acostumbrados, pero los londinenses ven como algo normal el ir a pasear a los cementerios. Y no es de extrañar, con algunos tan espectaculares como el de Highgate, en el que están enterrados personajes ilustres como Marx o Charles Dickens. El cementerio de Highgate tiene alguna de la mejor arquitectura funeraria en el país. Es un lugar de paz y contemplación, donde se da una profusión romántica de árboles, monumentos y una florida vida silvestre.

Un edificio sorprendente
En la zona de South Kensington hay un edificio que, visto de frente, no llama la atención. Sin embargo, si lo miras por uno de sus lados, te encontrarás con una sorprendente realidad: no tiene más de un metro de fondo. ¿El motivo? El edificio debe ser así de estrecho para dejar lugar a las vías del tren de la estación de South Kensington, justo detrás de él. ¡Pura lógica! En el mismo distrito se encuentra uno de los edificios más interesantes de South Kensington, el Royal Albert Hall, un magnífico edificio dedicado a las Artes y las Ciencias de Londres que fue inaugurado el 29 de marzo de 1871 con una capacidad para 8.000 espectadores y cuya financiación se cubrió en parte con el alquiler de asientos por un periodo de 999 años. El teatro fue construido por orden de la Reina Victoria de Inglaterra para honrar el fallecimiento de su marido Alberto.

Building in South Kensington

Tower Bridge
Paseando por debajo del puente Tower Bridge, descubrirás un lugar señalizado como ‘Dead Man’s Hole’. Se trata de un pasadizo algo tenebroso en el que la policía londinense recogía los cadáveres que aparecían en el río Támesis. Era, por tanto, una morgue improvisada en la que los cuerpos esperaban a ser identificados (o no) y posteriormente enterrados. La construcción del Tower Bridge tomó 8 años de trabajos, quedando inaugurado oficialmente en 1894.
Y bien, este es el periplo planeado. Un poco apretado, lo reconozco, pero en esta vida hay que ponerse metas. ¿No? A todo esto… estoy pensando que no voy a esperar a la oportunidad de encontrar un vuelo barato para disfrutar de estas maravillas. Este mismo fin de semana my wife and me cogemos el primer avión con destino a Londres… y, ¿quién sabe?, probablemente sin cerrar la fecha de vuelta. ¿Y tú…? ¿Te animarías?

Una alternativa a la universidad

Una alternativa a la universidad

(Blog de Borja Prieto)

Es un hecho que un título universitario ya no te garantiza un trabajo decente. Ni siquiera te garantiza un puesto de becario. Es absurdo tirar 4 años de tu vida para acabar como al principio: cuatro años más viejo, con algunos conocimientos más pero con las mismas probabilidades de ganarte bien la vida.

Sí, ya sé lo que vas a decir: que no solo importa el trabajo después, que si la cultura, los conocimientos, las relaciones con otros alumnos y con los profesores, lo que te va a preparar para la vida… pero hay otras maneras de conseguir todo esto, mucho más eficientes que asistir a clase durante cuatro años y estudiar lo que te proponen.

Si vas a empezar una carrera, estás atascado en una que no te satisface o has terminado y te enfrentas a qué hacer ahora, te propongo una alternativa para este año. Te costará algo más que un año de carrera universitaria si tienes en cuenta el coste del viaje que te voy a plantear, pero te preparará mucho mejor para encontrar un trabajo o para crear tu propia fuente de ingresos.

Está basado en una idea de Chris Guillebeau que puedes leer aquí, por si su propuesta te gusta más que la mía.

Prácticamente todo lo que te voy a proponer es gratis o muy barato. Lo único que en realidad necesitas es una conexión a Internet. Además de esto, un lector de ebooks puede ser conveniente, igual que un ordenador portátil, pero nada más.

Por supuesto, puedes adaptar lo que te propongo a tus circunstancias, pero piensa bien por qué haces cada cambio. Que el motivo no sea “esto me apetece más” o “esto me aburre y prefiero hacer otra cosa”. Hay un valor en la disciplina, y en hacer algo que no te apetece en el momento para conseguir un beneficio más adelante.

Idiomas

Necesitas hablar inglés perfectamente. Con esto quiero decir que seas capaz de entender cualquier conversación y hacerte entender en cualquier situación. Y que seas capaz de hablar en público en inglés y escribir un informe o un artículo para un blog.

Si ya estás en este nivel, puedes aprender otro idioma. Yo te recomiendo, en orden de facilidad de aprendizaje: portugués, alemán, japonés y chino mandarín. En un año no serás capaz de escribir en japonés ni en chino, pero puedes hacerte entender en conversaciones cotidianas.

Estas son tus tareas:

  1. Sigue uno o más podcasts que enseñen el idioma. En inglés hay muchos así que puedes elegir los más adecuados a tu nivel. 15 minutos al día
  2. Lee noticias o blogs cada día en el idioma que quieras aprender 30 minutos al día
  3. Mira un episodio de una serie o una película cada día (con subtítulos en el idioma al principio si es necesario) 1 hora al día

Clases

Haz cursos online de los temas que te interesen. 30 minutos al día

En Udacity, Coursera y Khan Academy tienes cursos de extraordinaria calidad, totalmente gratis. Te recomiendo que hagas alguno de finanzas y diseño, además de cualquier otra cosa que te interese. Hay dos en concreto que no deberías perderte:
How to build a startup, de Steve Blank.
A Beginner’s Guide to Irrational Behavior de Dan Ariely.
El de Blank (y en general los de Udacity) puedes empezarlo en cualquier momento, para el de Ariely tendrás que esperar a una nueva edición.

Sigue el curso como lo harías con un curso universitario, tomando apuntes, repasando, leyendo información complementaria y poniendo en práctica lo que aprendes. Si el curso tiene un test o unas tareas, hazlas.

Práctica

Haz algo

Uno de los problemas de la educación tradicional es que se basa en leer, escuchar y escribir, pero se “hace” poco. Hacer algo con tus manos te hará descubrir muchas cosas sobre ti, sobre cómo resolver problemas y sobre la naturaleza de las cosas en general.

Elige uno de estos campos y haz proyectos en él: Una hora al día

  • Arduino
  • Impresión 3D
  • Dibujo y pintura (el tradicional, artístico, con lápices o acuarelas, o con herramientas digitales).
  • Programación. Puedes aprender en Codecademy, pero es importante que cuanto antes desarrolles tus propios proyectos.
  • Tocar un instrumento musical
  • Cocina
  • Jardinería (esto sólo si tienes terreno para tener un huerto o un invernadero en condiciones, no vale con plantar un par de macetas)
  • Mecánica

Es importante que te aproximes lo más posible a la práctica deliberada. No se trata de hacer todos los días lo mismo. Se trata de ir poniéndote retos, ir mejorando y midiendo tu progreso. Puede ser bueno recibir clases, o al menos seguir alguno de los miles de tutoriales que hay en Internet.

Escribe un blog

Si no tienes todavía un blog, empieza ahora. Si no sabes de qué escribir, puedes ir anotando tus progresos en el punto anterior, por ejemplo. Es importante que escribas, pero si se te hace muy cuesta arriba algunas de tus entradas pueden estar en forma de vídeo. Una hora al día

Lecturas

Si hablábamos al principio de la cultura que te aporta una carrera universitaria, casi con total seguridad puedes conseguir más cultura y un mejor entendimiento del mundo, la sociedad y la naturaleza del ser humano leyendo por tu cuenta. Si tu velocidad de lectura es normal y dedicas una hora al día a leer ficción y otra a leer ensayos, al cabo del año habrás leído 48 libros de ficción y 36 ensayos.

Esta es la lista que te propongo. Puedes cambiar alguno de los libros por otro si ya lo has leído. Y como verás solo he incluido una obra de cada autor (con la excepción de Borges y Lem, que están en ambas listas) con la idea de que si alguno te resulta interesante puedes leer más por tu cuenta.

Ficción

Una hora al día

  • 1984 (G. Orwell)
  • 2001: Una odisea del espacio (A. C. Clark)
  • Alicia a través del espejo (L. Carroll)
  • Cartero (C. Bukowski)
  • Changing places (D. Lodge)
  • Cien años de soledad (G. García Márquez)
  • Diarios de las estrellas (S. Lem)
  • El Aleph (J.L. Borges)
  • El buscón (F. Quevedo)
  • El corazón de las tinieblas (J. Conrad)
  • El extranjero (A. Camus)
  • El guardián entre el centeno (J. D. Salinger)
  • El hombre que fue Jueves (G. K. Chesterton)
  • El lazarillo de Tormes (Anónimo)
  • El lobo estepario (H. Hesse)
  • El péndulo de Foucault (U. Eco)
  • El sabueso de los Baskerville (A. Conan Doyle)
  • El señor de las moscas (W. Golding)
  • En el camino (J. Kerouack)
  • Farenheit 451 (Ray Bradbury)
  • Going postal (T. Pratchett)
  • Granja animal (G. Orwel)
  • Guía del autoestopista galáctico (D. Adams)
  • Historias extraordinarias (R. Dahl)
  • Ivanhoe (R. L. Stevenson)
  • La ciudad de los prodigios (E. Mendoza)
  • La conjura de los necios (J. Kennedy Toole)
  • La eneida (Virgilio)
  • La hoguera de las vanidades (T. Wolfe)
  • La llamada de la selva (R. Kipling)
  • La luna es una cruel amante (R. Heinlein)
  • La metamorfosis (F. Kafka)
  • La naranja mecánica (A. Burgess)
  • La odisea (Homero)
  • La vida: instrucciones de uso (G. Perec)
  • La vuelta al mundo en 80 días (J. Verne)
  • Las aventuras de Huckleberry Finn (M. Twain)
  • Los santos inocentes (M. Delibes)
  • Los viajes de Gulliver (J. Swift)
  • Maus (A. Spiegelman)
  • Rayuela (M. Vargas Llosa)
  • ¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas? (P. K. Dick)
  • Tokio blues (Norwegian wood) (H. Murakami)
  • Un mundo feliz (A. Huxley)
  • Wilt (T. Sharpe)
  • Yo, robot (I. Asimov)

Como puedes ver, es una lista sesgada. Hay mucha ciencia ficción, más literatura en lengua inglesa que otras literaturas y no están muchos clásicos habituales de estas listas. Lo que te aseguro es que no perderás el tiempo leyendo ninguno de estos libros. Algunos son más difíciles que otros (no necesariamente los clásicos) pero merece la pena el esfuerzo. Si puedes leer en inglés los libros escritos en inglés, mejor. Y te recomiendo usar ediciones anotadas para los clásicos, porque si no se te escaparán cosas.

Ensayo

Una hora al día

  • Business Model Generation (A. Osterwalder)
  • Business Model You (T. Clark)
  • Camino de servidumbre (F. Hayek)
  • Caos (J. Gleick)
  • Choose Yourself! (J. Altucher)
  • Cómo hacer amigos e influir en las personas (D. Carnegie)
  • De la felicidad (Séneca)
  • De la naturaleza (Lucrecio)
  • Economía básica (T. Sowell)
  • El cisne negro (N. N. Taleb)
  • El mundo de Sofía (J. Gaarder)
  • El pequeño libro que bate al mercado (J. Greenblatt)
  • El pulgar del panda (S. Jay Gould)
  • El sello indeleble: Pasado, presente y futuro del ser humano (J. L. Arsuaga)
  • El shock del futuro (A. Toffler)
  • Freakonomics (S. J. Dubner)
  • Gödel, Escher, Bach (Douglas R. Hofstadter)
  • Historia de España para Dummies (F. García de Cortázar)
  • Historia de la eternidad (J. L. Borges)
  • Historia del mundo (J. M. Roberts)
  • Influence: The Psychology of Persuasion (R. B. Cialdini)
  • La teoría del todo: El origen y el destino del universo (S. Hawking)
  • Marca personal para Dummies (A. Pérez Ortega)
  • Más allá de la libertad y la dignidad (B. F. Skinner)
  • Meditaciones (M. Aurelio)
  • Nueva guía de la ciencia (I. Asimov)
  • Padre rico, padre pobre (R. T. Kiyosaki)
  • Permission Marketing (Seth Godin)
  • Rework (J. Fried y D. H. Hansson)
  • Running Lean (Ash Maurya)
  • The $100 startup (Chris Guillebeau)
  • The 4 hour workweek (Tim Ferriss)
  • Un valor imaginario (S. Lem)
  • Viaje a la libertad económica (D. Lacalle)
  • Why We Buy: The Science Of Shopping (P. Underhill)

También esta lista puede parecer peculiar. Además de libros básicos sobre historia, ciencia y filosofía hay unos cuantos libros de mejora personal (no basurilla de autoayuda) y otros sobre creación de empresas. Seguro que echas muchos en falta, pero como en el caso anterior una vez que has leído todo esto puedes profundizar en los temas que te resulten más interesantes o útiles.

Música

Conocer y apreciar la música clásica es también uno de los requisitos de una persona culta. Si no estás acostumbrado a escucharla, probablemente te requerirá un esfuerzo inicial, pero merece la pena ese esfuerzo por lo que disfrutarás después. En esto también se requiere una práctica deliberada, no basta con hacer trampa poniéndote la música de fondo mientras haces otras cosas. Dedica un tiempo cada día a escuchar la música realmente y lee en Wikipedia sobre el autor o la obra que estás escuchando.

Te recomiendo esta playlist de spotify: DG – The History of Classical Music. Tiene algunas omisiones graves en mi opinión (John Dowland, sin ir más lejos), pero funciona realmente bien como introducción a la música. Como son 88 horas de música, si oyes media hora cada día laborable puedes escucharlo todo en menos de un año. Y si quieres sacar nota, puedes ponerla de fondo para oírla más de una vez mientras haces otras cosas. Media hora al día

Experiencias

Si sumas todo el tiempo que debes dedicar a las actividades que te he propuesto, verás que suma algo menos de siete horas. Pero no puedes conformarte con esto. Con el tiempo que te queda libre, hay otras cosas que debes hacer para completar tu formación.

Deporte

Haz lo que más te apetezca o te divierta, pero practica un deporte al menos tres días a la semana. Mide tus resultados, plantéate retos y esfuérzate por mejorar. No sólo estarás más sano y serás más eficaz para hacer las otras tareas, sino que aprenderás mucho sobre ti mismo y sobre tu capacidad de esfuerzo y superación.

Hablar en público y con desconocidos

Estas son dos habilidades que pueden marcar la diferencia entre tener éxito o vivir una vida profesional mediocre. Y no valen las excusas del tipo “es que yo soy introvertido” o “es que me da vergüenza”. Como todo lo anterior, es cuestión de practicar, y cuanto más lo hagas más fácil y divertido será para ti.

Así que apúntate a uno o más Meetups en tu ciudad, o intenta organizar uno si se te ocurre alguna idea. Si hay Iniciador en tu ciudad, asiste a sus eventos. Busca oportunidades para hablar en público, y créalas si no aparecen. Puedes inscribirte en Toastmasters, o apuntarte a un grupo de teatro.

Viajar

Viajar es otra de las experiencias que te hará crecer y entender mejor el mundo en el que vives. Siempre que no te limites a ir a un hotel de playa y piscina, claro. ¿Sabías que por menos de 4.000€ puedes dar la vuelta al mundo parando en Nueva York, Miami, San Francisco, Tokio, Pekín, Hong Kong, Delhi, Doha, Lagos y Estambul? Esto es, parando todo el tiempo que quieras en cada ciudad. Puedes elegir otras ciudades y otros continentes y el precio cambiará un poco dependiendo de si visitas 3, 4 o 6 continentes. Si haces un viaje así, planificas bien no solo el viaje sino lo que harás en cada una de las paradas, y estás al menos un par de semanas en cada ciudad, seguro que a la vuelta has aprendido algo y tienes una visión muy diferente del mundo a la que tenías cuando partiste.

Si quieres completar tu formación con un viaje alrededor del mundo, puedes mirar aquí.

Ganar dinero

Esta es una de las cosas que no te enseñan en ninguna facultad. Y es fundamental, por motivos obvios. Así que plantéate como objetivo conseguir al menos 100€ netos el primer mes. Y después, en función de tus resultados, al menos un crecimiento del 10% mensual. Puedes vender trastos que ya no uses en eBay o en cualquier sitio de segunda mano, ofrecer tus servicios (más o menos especializados, según tus posibilidades), intentar ganar dinero como afiliado por Internet, conseguir un trabajo aunque sea temporal…

Lo importante es que, cuando antes, empieces a entender por qué alguien paga dinero a cambio de algo, qué pasa con la competencia, cómo influyen los precios en tu capacidad de venta, cómo puedes presentar mejor tu oferta…

Ayudar

Apúntate a una ONG que ayude a personas concretas y colabora activamente, todas las semanas. Esto es importante: realiza una actividad que te ponga en contacto con las personas a las que ayudas, no te limites a cosas como “hacerles una página web desde casa porque es lo que necesitan y es lo que sé hacer”. Sal de tu zona de confort y haz algo como dar clases a niños o adultos, pasar tiempo con ancianos o personas enfermas o con discapacidad o asesorar a personas con dificultades.

No hace falta que dediques más de una o dos horas cada semana si no tienes más tiempo. Con eso, te aseguro que además de aprender sobre ti mismo y descubrir que puedes hacer mucho más de lo que pensabas, recibirás de las personas a las que ayudas mucho más que lo que aportes.

Corta, pega y haz tu propio curso

Como te decía, esta es solo mi propuesta. La de Chris Guillebeau es distinta, y no tiene por qué ser peor para ti. Y si lees los libros de Tim Ferriss seguro que se te ocurren ideas propias. Lo importante es que, en lugar de seguir al rebaño como una oveja y acabar en el mismo destino (decidiendo al cabo de cuatro años si será mejor alternativa un master o la emigración), te plantees una alternativa que te haga mejor persona, te prepare para saber qué quieres hacer con tu vida y te ayude a conseguirlo.

Este artículo apareció primero en Desencadenado.

Un alegato en contra de la diversificación

JUMP: la fórmula para crear escuelas excelentes (y baratas)
…sin dejar a nadie atrás.

John Mighton. (Chris Chapman/JUMP)

Es muy habitual escuchar a políticos y pedagogos decir que todos los niños tienen la capacidad de desarrollar sus habilidades y que ninguna persona es mejor que otra. Pero al mismo tiempo, muchos proponen separar a los alumnos cuanto antes mejor, para que los “listos” desarrollen sus habilidades al máximo, y los menos listos logren, al menos, pasar de curso.

El dramaturgo y matemático canadiense John Mighton, emprendedor Ashoka y fundador del programa JUMP (“Junior Undiscovered Math Prodigies”), quetrata de implantar en las escuelas una nueva forma de enseñar matemáticas, tiene una idea clara: a muchos niños no se les da la oportunidad de mejorar sencillamente porque sus profesores no se preocupan de ayudarles. Pensamos, porque así nos lo han enseñado, que hay niños que, sencillamente, no tienen la habilidad necesaria para ser buenos en matemáticas o lengua, lo asumimos, y les damos por perdidos. Un tremendo error.

“Las ideas que tenemos acerca de lo que los niños pueden hacer son similares a las que tuvimos en su momento sobre las habilidades intelectuales de los esclavos o las mujeres, ya que están basadas en la ignorancia, no en la evidencia”, ha explicado Mighton a El Confidencial.“Cuando vemos a tantos niños con dificultades para aprender matemáticas, asumimos de forma automática que no tienen el tipo correcto de genes o cerebros, en vez de investigar científicamente si el problema puede tener otras causas”.

Se trata, como explica el canadiense, de un discurso muy cómodo, sobre todo para la gente que cuenta con suficientes recursos: “Los humanos siempre tendemos a mirar a la raza o la genética como causa de los problemas, aunque es mucho más probable que estos estén causados por la falta de oportunidades”. Pero, en vez de preocuparnos por integrar a todos los niños, pensamos en separarlos.

Un alegato en contra de la diversificación

Ahora que está tan de moda la escuela diversificada –esto es, en brocha gorda, separar a los niños según sus habilidades, para tratar de darles una educación más personalizada–, es curioso encontrar una historia pedagógica de éxito que clama por todo lo contrario: la integración como herramienta educativa.

“Ya en la guardería los niños empiezan a compararse entre ellos y deciden quien es listo y quién no lo es”, explica Mighton. “Pensamos que estas comparaciones son algo inocente y natural, y no hacemos nada por disuadirlas, de hecho a menudo las animamos. En JUMP pensamos quelas comparaciones están en la raíz del pobre rendimiento en matemáticas de muchos estudiantes. En cuanto un estudiante decide que no tiene talento para las matemáticas deja de trabajar de forma eficiente, deja de preocuparse por aprender y deja de prestar atención, tomar riesgos y recordar cosas. Incluso puede desarrollar ansiedad o problemas de comportamiento que va a hacer que aprender matemáticas sea aún más difícil”.

Lo que proponen Mighton y sus colegas con JUMP es dejar de comparar, y separar a los niños, y dar las herramientas a los profesores para que, en una misma clase, todos los alumnos rindan más, independientemente de sus habilidades de partida.

El método de JUMP parte de lo que MIghton llama “conocimiento guiado”. Los estudiantes son alentados a explorar y descubrir las materias por sí mismos, pero los profesores le dan las guías necesarias para asegurarse de que todo el mundo lo consiga. “Gracias al ‘conocimiento guiado’ los desafíos se convierten en peldaños manejables”, explica el matemático. “Los estudiantes son evaluados con frecuencia para asegurarse de que nadie se ha quedado atrás, y se insiste en los exámenes y las prácticas para consolidar los conceptos antes de que el maestro pase a la siguiente lección”.

¿Cómo resuelve el método JUMP las diferencias existentes entre los distintos alumnos? “Los estudiantes que van más rápido reciben preguntas extra, pero estas preguntas son pequeñas variaciones de la lección que se está enseñando”, explica Mighton. “Cuando los estudiantes que van más retrasados ven que sus compañeros pueden hacer trabajos extra empiezan a esforzarse para poder resolver también las preguntas “bonus”. Enseguida toda la clase acaba moviéndose casi a la misma velocidad”.

La historia de un descubrimiento personal

Mighton descubrió su amor por las matemáticas a los 11 años, gracias a un libro para niños en el que dos amigos construían una cinta de Moebius que les permitía viajar por el tiempo. Pero, pese a que siempre sintió fascinación por los números, dejó de estudiar matemáticas cuando le pusieron un aprobado raspado en la clase de cálculo en la universidad. Tampoco fue brillante en lo que respecta a la escritura, su otra pasión.

“Casi me suspenden calculo en la universidad y obtuve la peor nota en escritura creativa de mi curso”, explica Mighton. Pero entonces, con 20 años, descubrió que la escritora Sylvia Plath, una de las más famosas poetisas estadounidenses, había aprendido a escribir memorizando poemas y escribiendo imitaciones de otros escritores. Empezó entonces a entrenarse como escritor y acabó siendo un conocido dramaturgo, con varios premios a sus espaldas. “Después hice lo mismo con las matemáticas y acabé haciendo el doctorado”, explica Mighton. “Lancé JUMP porque no quería que los niños malgastaran el tiempo dudando de sus posibilidades como hice yo cuando era joven”

El método ideado por Mighton se ha implementado ya con éxito en numerosas escuelas canadienses y estadounidenses, pero también en un experimento a gran escala en Bulgaria y en programas pilotos en Irlanda y España. Y parece ser un éxito. Ya que, como insiste Mighton, se han realizado numerosos estudios científicos que demuestran que funciona (link a estudio). El próximo paso: trasladar el método al resto de materias.

Mighton lo tiene claro: hay otra manera de enseñar, y sólo cambiando la forma en que los profesores hacen su trabajo se podrán mejorar los sistemas educativos. El dinero no es un problema. “El programa JUMP es más barato que los métodos tradicionales, así que la sociedad puede reducir la brecha entre estudiantes sin gastar más”, explica el matemático. “Pero, aunque nos costara más enseñar bien matemáticas, los beneficios económicos de tener una sociedad en la que la gran mayoría de las personas disfrutan y son buenos con las matemáticas superaría con mucho los costes”.

Fuente:  JUMP: la fórmula para crear escuelas excelentes (y baratas) sin dejar a nadie atrás – Noticias de Alma, Corazón, Vida  http://bit.ly/1m2UVOV

Tu entorno determina la altura de tu éxito

David J. Schwartz, en su libro La magia de pensar en grande, relata la siguiente historia que nos sirve para ilustrar algo que no es baladí: ‘Tu entorno determina la altura de tu éxito’. Dice así: «Hace unos años fui testigo de una excepcional reunión de negocios. El vicepresidente encargado del área de marketing de una compañía estaba muy emocionado. Con él se encontraba el mejor representante de la organización.

Era un chico que había ganado unos 60.000 euros. Las ganancias de otros representantes eran de unos 12.000 euros. El ejecutivo se dirigió al grupo:

– Quiero que observéis atentamente a Harry. ¿Qué tiene Harry que vosotros no tengáis? Ha ganado cinco veces más que la media, pero ¿es Harry cinco veces más inteligente? Según nuestras pruebas de selección de personal, no lo es. Lo he comprobado yo mismo y lo que muestran es que está en la media.

Y siguió:

– ¿Ha trabajado Harry cinco veces más duro que vosotros, muchachos? Tampoco, de hecho se ha tomado más tiempo libre que la mayoría de vosotros. ¿Tenía asignada una mejor zona de trabajo? Otra vez la respuesta es no. ¿Ha tenido Harry una mejor educación? ¿Está más sano? Otra vez la respuesta es no. Harry es tan normal como cualquiera, excepto por una cosa. La diferencia entre Harry y el resto de vosotros es que Harry pensó cinco veces más a lo grande».

David J. Schwartz concluye: «Me han preguntado millones de veces por qué si pensar a lo grande tiene tantas ventajas no todos pensamos así. Creo que tengo la respuesta: Todos nosotros, aunque no lo queramos reconocer, somos el producto de los pensamientos que nos rodean. Estos pensamientos no son grandes, al contrario, son pequeños. Alrededor, nuestro entorno intenta convertirnos en ciudadanos de segunda».

En muchas ocasiones he afirmado que no existen los límites, solo las limitaciones, y estas no están en las personas sino en los entornos que determinan nuestras creencias –nuestro software interno– e influyen poderosamente en lo que una persona consigue. El problema nunca está en nuestra incapacidad para lograr algo, sino en la convicción de que no somos capaces, lo que conduce a que la mayoría de personas no lleve una vida de acuerdo a sus posibilidades reales (potencial) sino a sus creencias (límites mentales). La mayor debilidad humana es que nos infravaloramos, que creemos que no somos suficientemente buenos, las dudas que albergamos sobre nosotros mismos. Y eso hace que la gente, como cree que no es capaz de lograr metas ‘grandes’, se fija metas ‘pequeñas’.

El éxito antes que nada es una disposición de la mente; y el alimento de la mente es el entorno que es de donde se nutren nuestras creencias. Nadie es indiferente a lo que lee, ve o escucha. El entorno nos arrastra –sin que nos demos cuenta, ese es el peligro– a una determinada forma de pensar, de sentir y de actuar. Los procesos de contagio emocional son automáticos e inconscientes. Por eso, Jim Rohn siempre decía: «Tu vida es una media de las cinco personas con las que más te relacionas».

Nuestras creencias nos dominan para bien y para mal. Te conviertes en lo que crees, te guste o no, porque una creencia no es otra cosa que una idea que domina nuestra mente, que damos por cierta, pero que muchas veces es falsa.

Nuestras creencias determinan nuestros pensamientos, y los pensamientos son los antecedentes de los actos: una forma correcta de pensar conduce a una forma correcta de actuar, y viceversa. Cada pensamiento es una inversión o un coste, te da poder o te lo quita; cada pensamiento es una bendición o una maldición. Las personas somos ‘estados de ánimo con piernas’. Por eso, si no controlas tu mente, no controlas tu vida. No te creas que solo trabajando duro conseguirás resultados. Eso es lo que nos han vendido pero no es en absoluto cierto. La primera regla para lograr algo grande es tener el control sobre uno mismo, estar mentalmente preparado.

La mente, cuando no se domina, puede convertirse en una especie de ‘campo de concentración’ con sus pensamientos negativos, esos monstruos mentales que nos torturan, nos sabotean, nos arrinconan y nos hacen sentir pequeños: no soy bueno, no soy capaz, no me lo merezco, no se puede, es imposible, es muy difícil… Los pensamientos negativos son algo así como un ‘suicidio espiritual’.

No basta querer, hay que creer. Querer no es poder, creer es poder. La voluntad por sí misma no es suficiente. Hay un tema previo a resolver: nuestras creencias limitantes. Si tus creencias son de escasez, pobres, poco ambiciosas en cualquier ámbito –dinero, empleo, amor, relaciones personales…– porque así te lo han hecho creer, tus probabilidades de éxito son muy limitadas. Nuestro mundo ‘exterior’ (frutos = resultados) no es sino un reflejo de nuestro mundo ‘interior’ (raíces = creencias). No es casual que Henry Ford afirmase en su día: «Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto». Por eso añadía: «Busco hombres que tengan la infinita capacidad de no saber lo que no se puede hacer».

Coloque una pulga dentro de un frasco y tápelo. En ese momento la pulga empieza a saltar, pero como el frasco está cerrado, no puede salir. Tras varios intentos frustrados, llega un momento en que decide pararse definitivamente: ha llegado a la conclusión de que es imposible escapar. En ese momento, usted puede quitar la tapa del frasco que la pulga no intentará salir jamás. Si lo intentase, lo conseguiría, pero ha quedado programada para creer que no tiene salida. Así funcionan las creencias.

En cierta ocasión, la presidenta de Microsoft, María Garaña, decía en una conferencia sobre ‘Emprendimiento’:

– La diferencia entre Silicon Valley y España no es el talento. Es el ecosistema, el entorno.

Hay entornos tóxicos y entornos estimulantes; entornos que alimentan la confianza y entornos que alimentan el miedo; entornos que sacan lo mejor de cada persona y entornos que reprimen el potencial que se alberga dentro de cada individuo. El entorno no es otra cosa que la tierra en la que uno se cultiva, y si la semilla es buena, pero el terreno no es fértil, no habrá fruto dulce. En los buenos entornos, el talento se expande; en los malos, se contrae. Un mal entorno es como caminar por arenas movedizas, por mucho esfuerzo que se haga, los avances son limitados; es como ir con el freno de mano echado.

Pero hay buenas noticias: ante la luz, la oscuridad se disuelve. Si quieres que tu vida mejore, tienes que ‘buscarte la vida’ para moverte en entornos de alto rendimiento. A lo mejor tienes que poner punto final –o distanciarte de la manera menos traumática posible– a relaciones y personas tóxicas, muchas de ellas, probablemente, de tu círculo más cercano. ¿Es fácil tomar esta decisión? No, exige coraje y valentía. Desprenderse y dejar ir ciertas cosas para tomar otras. Vivir es elegir y elegir es descartar. ¿Merece la pena? Tú decides, pero no se puede tener un desempeño diez estando rodeado de gente que consume energía y te hace rendir muy por debajo de tus posibilidades. Ya lo dice un dicho popular: «Si vives entre codornices, es muy difícil aprender a volar como las águilas».

Escrito por Francisco Alcaide

Fuente: http://anamorfosisbyindai.es/blog/blog/tu-entorno-determina-la-altura-de-tu-exito/

Indefensión aprendida

El experimento de la Indefensión Aprendida de Seligman y Maier

La “indefensión aprendida” hace referencia a la condición de un ser humano o animal que ha aprendido a comportarse pasivamente, sin poder hacer nada y que no responde a pesar de que existan oportunidades para ayudarse a sí mismo, evitando las circunstancias desagradables o mediante la obtención de recompensas positivas.

Los doce errores que una casta política no puede cometer, sin morir en el intento

1) No exprimas a la ciudadanía hasta la extenuación. No cargues todo el peso del ajuste sobre las espaldas de los ciudadanos, para no tocar los diecisiete chiringuitos en que has convertido el estado autonómico. Con ello, solo consigues empobrecer a la gente para mantener tu negocio. La gente empobrecida siente la tentación de abrazar el extremismo. Si además comprueba lo bien que tú sigues viviendo, normalmente se deja caer en esa tentación.

2) No traiciones tus señas ideológicas de identidad. Si eres socialista, no indultes banqueros, ni reduzcas las pensiones. Si eres conservador, no liberes terroristas, ni mantengas leyes de aborto libre. Aunque tú solo te muevas por dinero, muchísimos electores creen sinceramente en una serie de valores ideológicos.

3) No trates a tu electorado como si fuera imbécil. Si traicionas tu programa electoral, no intentes encima convencer al votante de que no es cierto lo que está viendo con sus propios ojos. Aunque tú creas que sí, la mayoría de la gente no tiene un pelo de tonta.

4) No pienses que puedes controlar lo que ya no controlas. Aunque no lo creas, ya no vivimos en la era del papel y de la TV. Y aunque pienses que puedes controlar a la opinión pública quitando y poniendo directores de periódico, o a base de concesiones de licencias y publicidad institucional, la Red permite hoy en día a los ciudadanos organizarse, superar cualquier bloqueo informativo y conocer la realidad que tú tratas de ocultar.

5) No perviertas tus instrumentos de medida. Has convertido los organismos y empresas de análisis demoscópico en simples herramientas de manipulación de la opinión pública. En consecuencia, has terminado haciéndote trampas al solitario y creyéndote tus propias predicciones inventadas. Pasó con las últimas elecciones autonómicas catalanas y ha vuelto a pasar en las europeas.

6) No cierres las válvulas de escape de una olla a presión. La tensión acumulada termina encontrando vías de salida, a veces de forma explosiva. Has hecho, por ejemplo, lo posible y lo imposible para evitar que te salieran fuerzas contestatarias de derecha moderada, con lo cual has terminado consiguiendo que te salga una contestación de extrema izquierda. Como suele decirse: “ahí la tienes, báilala”.

7) No sobrevalores la aversión al caos. Como dice Huerta de Soto, el Imperio Romano cayó porque los gobernantes consiguieron que el ciudadano terminara prefiriendo ser invadido por los bárbaros. Si dices “¡Que vienen los extremistas! ¡Vótame a mí, que soy moderado!”, la cosa puede funcionar. Pero lo que no funciona nunca, por ejemplo, es el mensaje “¡Que vienen los extremistas! ¡Vótame a mí, que soy un perfecto ladrón!”.

8) No desprecies el valor de lo simbólico. En tu afán por consolidar el estado autonómico en el que se basa tu negocio, has tratado de eliminar cualquier referencia simbólica a España. Y ahora te encuentras con que no tienes ningún argumento con el que pedir a la gente sacrificios: ¿por quién va a sacrificarse la ciudadanía, aceptando ajustes duros? ¿Por ti? ¿Por el partido? ¿Por la Monarquía? ¿Por la República Confederal? ¿Por Europa? Nadie se sacrificaría por nada de eso. Sin embargo, sí serían capaces de hacerlo por su país.

9) No sobrevalores el papel de la propaganda. Por mucho que te empeñes en repetir que “hay brotes verdes”, que “la recesión ha terminado” o que “hay alegría en las calles”, la gente va a comprar todos los días, y sabe cuánto le dura su sueldo, y habla con sus amigos y con sus familias. Las mentiras flagrantes solo convencen a los que de todas formas te habrían votado, aunque no las dijeras.

10) No mates a la gallina de los huevos de oro. Si eres corrupto, trata al menos de moderarte. No puedes saquear en comandita las cajas de ahorros, y encima desahuciar a decenas de miles de personas, y encima estafar a centenares de miles con las preferentes, y encima hacer que todos ellos paguen con sus impuestos el agujero generado. Las cosas, los bolsillos y el aguante de la gente, dan de sí lo que dan de sí.

11) No desprecies el valor de los sacrificios rituales. Cuando el dios de la opinión pública se encoleriza por el estado de corrupción generalizada, no te queda más opción que aplacarlo. Y eso exige soltar lastre. No puedes pretender calmar a la ciudadanía colérica, si ningún corrupto va nunca a la cárcel o si conviertes la institución del indulto en una garantía perpetua de inmunidad.

12) No confundas el laboratorio con la realidad. La ingeniería social también tiene sus límites, como la civil: los límites que impone la propia sociedad que se quiere transformar. Si un terreno no ofrece una base adecuada para construir una presa, construirla es un suicidio. De la misma manera, mantener, por ejemplo, hojas de ruta de confederalización sin apoyo social en toda España, equivale a un suicidio colectivo, como estás teniendo ocasión de comprobar.

26 de Mayo de 2014 – 12:05:31

Fuente: Libertad Digital / 

Lo que dice la ciencia sobre la vida humana

En relación con las discusiones sobre el aborto, la protección de la vida del concebido y los derechos de la mujer embarazada no está de más recordar sucintamente el consenso científico respecto a la vida humana:

·       La vida de todo ser vivo generado por medio de la reproducción sexual comienza con la fecundación del gameto femenino por el masculino, es decir, con la formación del zigoto. En ese momento aparece un nuevo ser de la misma especie que sus padres, cuya dotación genética (el ADN) es diferente del de sus padres y del de cualquier otro ser vivo de esa especie, excepto en el caso de gemelos idénticos. Este nuevo ser vivo conservará la misma dotación genética desde ese instante hasta su muerte. Por eso se protegen los huevos de las tortugas marinas y de otras especies en peligro, porque son individuos de esas especies.

·       En todas las especies de seres vivos que no pasan por etapas de metamorfosis (lo que incluye a todos los reptiles, aves y mamíferos y, por supuesto, al hombre) no hay solución de continuidad en el desarrollo desde el zigoto hasta la muerte. Las fases que acostumbramos distinguir en el desarrollo de los seres humanos (embrión, feto, neo-nato, niño, adolescente, adulto y anciano) son arbitrarias y sin solución de continuidad. Ni siquiera lo es el parto, que anatómicamente consiste en el corte de un vaso sanguíneo (fisiológicamente tiene también otros efectos). De lo que no cabe duda es que, en todas esas fases, de principio a fin, se trata del mismo individuo.

·       En todos los mamíferos placentarios (incluido el hombre), la primera fase de la vida del nuevo individuo tiene lugar dentro del cuerpo de la madre. El periodo del embarazo es equivalente y sustituye al desarrollo dentro el huevo, que en los reptiles y las aves tiene lugar fuera de la madre. En ambos casos, la maternidad comienza en el momento de la fecundación, no en el del parto, que corresponde a la ruptura de la cáscara del huevo. Desde el momento en que se queda embarazada, la mujer ya es madre.

Todo esto no son descubrimientos modernos, se sabe desde hace más de un siglo. Es el consenso de la biología, aceptado por todos los biólogos. Entonces, ¿por qué hay biólogos abortistas? Porque siguen la ética relativista, porque afirman que todo lo que quiere la sociedad es moralmente aceptable. Porque piensan que la decisión a este respecto no tiene que ver con la ciencia, sino con las leyes.

Ante la decisión de realizar un aborto, una mujer debería disponer de toda la información, que a veces parece que se intenta ocultarle. Hay muchas personas cultas que no conocen conceptos biológicos tan elementales como que un embrión es un ser vivo que pertenece a la especie humana y es diferente del cuerpo de su madre.

Fuente: Manuel Alfonseca

http://divulciencia.blogspot.com.es/

¿Cuál es la diferencia entre el elefante, la pulga e internet?

¿SABES COMO SE AMAESTRA UNA PULGA?

Se la coloca en un recipiente transparente, como un tarro de conservas, o un vaso, y se tapa la parte superior con un cristal.

Como es lógico, la Pulga salta con todas sus fuerzas intentando escapar, pero al saltar se pega contra el cristal transparente, y se hace daño. Así que poco a poco va “aprendiendo” que sus
esfuerzos son inútiles y que con cada intento se hace daño. Así que deja de saltar alto y comienza a dar saltos cada vez más pequeños. Al cabo de una semana de amaestramiento, su mayor salto será de solo 5 centímetros, y ya nunca saltara más alto.

No importa que retires el cristal, o incluso que la saques de su tarro, porque ese insecto que es la pulga, capaz de saltar normalmente hasta 1,68 metros, saltara solo 5 centímetros.

¿Es que Acaso le pasa algo en las Patas?

No, el problema es que ha “Aprendido” que la “Vida es dura”, y que si intentas saltar Muy Alto, te haces Daño.

¿Te suena eso de algo?

La vida es dura para muchos, mientras que algunos pueden correr libres desde jóvenes, a otros la vida les encierra en un tarro de desgracias y les tapa con un techo de fracasos. Muchas vidas se
ven limitadas por la situación socioeconómica de su país, y eso les limita a lo que pueden alcanzar en la vida.

¿Cómo está la economía en tu país?

¿Hay bonanza o…?

Son muchos los que viven mal por culpa de la situación económica de su país….
… y que les pasa como a las pulgas amaestradas, que cuando les sacan de su tarro, ya no se atreven a saltar más alto.

Una pulga amaestrada, sigue pudiendo saltar 168 centímetros, posee la capacidad para hacerlo en los músculos de sus patas, pero no se atreve porque ha aprendido que intentarlo es igual
a fracasar, a hacerse daño… porque ha estado mucho tiempo metida en un tarro de cristal.

De la misma manera todos tenemos la capacidad para triunfar, para ganar $5.000 USA al mes O mucho más! Pero a algunos los han mentido en un “tarro de cristal” que les impedía triunfar, que
les frenaba y hacia que fracasasen cada vez que lo intentaban, haciéndose daño. Llámalo País, crisis, situación personal, llámalo como quieras. Los casos son muchos y seguramente tú conoces alguno.

Sin embargo, nosotros NO somos pulgas, somos Seres Humanos, Personas, y tenemos el Derecho del Libre Albedrio, nosotros sabemos mirar alrededor nuestro con Lógica y saber cuándo nos ha retirado el Frasco, cuando podemos dejar de saltar pequeño y podemos tomar fuerzas para saltar muy alto, a plena potencia.

¿Cómo saberlo? Por ejemplo, en el caso de que alguien estuviese en dificultades económicas debido a la crisis de su país, ahora ese tarro ya no existe, ya nada lo limita. ¿Porque? Porque AHORA ESTA EN INTERNET, y en Internet no hay fronteras.

¿Qué te importa la crisis de un país, cuando puedes trabajar en todos los países del mundo desde el salón de tu casa?

Cuando alguien está en Internet, y posee el negocio adecuado, se encuentra fuera de su tarro de cristal, TIENE TODO EL PLANETA A SU ALCANCE, deja de estar limitado para pasar a poder desarrollar todo su potencial y poder saltar hasta lo más alto.

¿SABES COMO SE AMAESTRA UN ELEFANTE?

Cuando es joven y débil, se le ata una pata con una fuerte cuerda a un gran árbol. Como el árbol es más fuerte que el pequeño elefante, este tira y tira intentando liberarse, pero como es pequeño, no puede, y se acaba agotando, se frustra, y aprende a no tirar porque le es
totalmente inútil.

Después, cuando es mayor, basta con atar la pata trasera del Elefante a una simple silla, y el Elefante se quedara quieto, sin moverse, porque ha aprendido que cualquier esfuerzo es inútil.

¿Acaso un Gran Elefante no es capaz de mover una Pequeña Silla?

¡Claro que sí!

¡Y mucho, MUCHO MÁS!

¡Hasta un Árbol de varias Toneladas si le da la gana!

Sin embargo se rinde antes de intentarlo porque ha “aprendido” que
la vida es dura y que cuando te atan la pata trasera, de nada sirve
intentarlo porque no se consigue.

Y sin embargo el Elefante posee la CAPACIDAD para mover la silla y SER LIBRE para ir a donde quiera… pero prefiere rendirse antes de  intentarlo y se queda atado como un esclavo, a una simple silla.

¿A QUE TE SUENA ESO?

A muchas personas su Padres, sus amigos, o la misma sociedad, le ata a la Miseria cuando son jóvenes. Le convencen de que “la vida es dura”, de que él no puede alcanzar la riqueza, así que
cuando es joven, débil e inexperto, quizás lo intente, pero se encuentra atado a algo superior a sus capacidades, por lo que por mucho que lo intenta, nunca consigue nada.

Sin embargo más tarde se hace adulto, posee las plenas capacidades de una persona adulta, Sabe dónde Adquirir la Oportunidad y la Experiencia que necesita para Triunfar y por ello tiene la CAPACIDAD para alcanzar el éxito, porque todos la llevamos dentro. De igual forma que todo Elefante, por débil que sea, siempre podrá mover una silla.

De igual manera muchos son los que están atados con una cuerda a una silla, a un simple PREJUICIO, el de que “la vida es dura” y de que ellos nunca conseguirán triunfar.

Igual que si el Elefante intentase moverse, se vería ¡Libre No tiene ni que hacer fuerza! ¡Solo tiene que Moverse! ¡QUE PONERSE EN ACCION! Porque con solo mover su pata, ya moverá la silla.

SI TU TE PONES EN ACCION, TRIUNFARAS.

¡Simplemente haciéndolo! Porque tienes la CAPACIDAD para conseguirlo.

¡Los prejuicios son muy perjudiciales Sobre todo si nos atañen a nosotros mismos!

Muchas personas creen que no se pueden ganar $ 5.000 U$A trabajando desde casa con solo unas pocas horas de trabajo diario.

¿Por qué lo creen así? Porque sus padres, o la sociedad, les han inculcado que solo por medio del sudor de nuestra frente podremos ganar mucho dinero. Sin embargo, la cantidad de trabajo no está
relacionada en absoluto con los ingresos. ¿Crees que me equivoco?

Mira a un Peón, se levanta a las 6:00 de la Madrugada y se marcha a trabajar. Se pasa todo el día cavando una zanja y cargando ladrillos de un lado a otro. Quizás trabaja hasta 14 horas al día ¡Puede que más! Cuando llega a casa por la noche, está agotado de tanto trabajar y no es capaz de hacer otra cosa que acostarse y dormir para repetir su agotadora rutina al día siguiente.

Sin embargo, estarás conmigo en que NO es el peón el que más gana. El que más dinero gana es el Empresario.

El Empresario típicamente solo trabaja unas pocas horas por la mañana. Llega no a las 6:00 de la madrugada, sino quizás a las diez, o a las 11:00.

Mira como marcha el negocio, realiza cuatro consultas a aquellos en quien ha delegado la marcha del negocio (capataces, directivos, etc.) y después de dar algunas ordenes (por decir que hace algo) se va a casa a disfrutar de su familia, o a jugar al golf, o a hacer todo aquello que desee hacer.

Sabes que esto siempre ha sido así. Como ves NO es la CANTIDAD de trabajo lo que cuenta, sino la INTELIGENCIA con el que este se haga. Es la “Técnica”, el “Conocimiento” de como se hace ese trabajo.

Porque el que más gana, es el que trabaja de una forma más inteligente, sabia y productiva.

A ser un buen Empresario, se aprende. Igual que a Triunfar por Internet.

Edson Soterio
Consultor online y Experto En Redes Sociales (http://generadordetraficoviral.com/links/19586)

 

Elefante y pulga