Las ratas

 
Después de la segunda Guerra Mundial,
un joven piloto inglés probaba un frágil avión monomotor
en una peligrosa aventura alrededor del mundo.

Poco después de despegar de uno de los pequeños
e improvisados aeródromos de la India,
oyó un ruido extraño que venía de detrás de su asiento

Se dio cuenta que había una rata a bordo
y que si roía la cobertura de lona,
podía destruir su frágil avión..

Podía volver al aeropuerto para librarse
de su incómodo, peligroso e inesperado pasajero,
pero podría así frustrarse su misión…
De repente recordó que las ratas no resisten
las grandes alturas.

Volando cada vez más alto,
poco a poco cesaron los ruidos que ponían
en peligro su viaje.

Si amenazan destruirte por envidia,
calumnia o maledicencia,

Si te criticaran con maldad:

ACUERDATE SIEMPRE
QUE LAS RATAS NO RESISTEN
LAS GRANDES ALTURAS…
Por eso: ¡Vuela! ¡Cada vez más alto!

Deja un comentario