Como pasar por un auténtico british en Londres

Habiendo dejado atrás un arisco año, fin de ciclo, que nos ha dejado a todos extenuados y sumidos en la incertidumbre vital más absoluta me animo de nuevo a exponer y compartir con vosotros ciertas ideas e informaciones que nos permitan alejarnos, siquiera brevemente, del ensordecedor y machacón ruido mediático, propagandístico y político que nos invade. Ruido que aglomera intereses dispersos, diferentes y contradictorios pero que cumplen el objetivo común de tratar de convencernos a machamartillo de sus mentiras y con cierto afán además de meterse descaradamente en nuestras vidas y de recortar nuestros derechos y de alterar nuestras legítimas costumbres y principios que hoy por hoy forman parte de nuestro ADN de españoles. A buen entendedor pocas palabras.

Y, entrando en materia, me gustaría que hoy nos planteáramos si estaríamos en condiciones de despojarnos de nuestros muy explícitos modales hispánicos. Desde luego mi faz no se torna rojiza si ya de antemano reconozco que en mi caso es más fácil que yo pase por un oso polar o por un canguro rojo que por un modélico british. Y eso a pesar de que conozco perfectamente la técnica para lograrlo. Generoso por mor de la genética y por influjos de la educación que tuve la suerte de recibir me muero en deseos de compartir lo antes posible con vosotros los consejos y recomendaciones que os convertirán en el perfecto british que cualquier madre o padre ingleses desearían tener por hijo. Descubramos juntos y sin demora el procedimiento para obtener pedigrí británico sin salir de Ciempozuelos… es un decir, ¡claro!

Guía práctica para convertirse en un perfecto british y no morir en el intento.

Inglaterra tiene una gran y fascinante cultura, con acentos fantásticos, y además… a Su Alteza Real la Reina. Seamos sinceros, ¿quién no querría aparentar que uno es británico hasta las…, bueno… británico de toda la vida? Entonces, ¿por qué seguir perdiendo el tiempo? Si quieres que a nadie se le pase por la cabeza dudar de que por tus venas corre sangre británica perfectamente homologable con la mismísima del Príncipe Charles, comienza por seguir esto desinteresados consejos.

Primer consejo: Haz que tu voz suene británica.

Elemental, ¿no? ¿Acaso esperabas otra cosa? Bueno, a veces sabemos o intuimos el “qué” pero ignoramos el “cómo”. No es tan difícil, al menos para ti, estoy seguro. Te voy a explicar “cómo conseguirlo”. Se trata de lo siguiente:

  • Aprende a hablar con acento británico. Hay una gran guía que está en wikiHow con la cual se puede aprender a hablar con un acento Inglés falso pero creíble, aunque probablemente ya lo sabías. Hay un montón para elegir y la mayoría de ellos suenan mejor que el de Su Alteza Real la Reina.
  • Muchos acentos británicos pueden ser difíciles de suplantar, así que escoge uno que sea fácil para ti. Haz una investigación sobre la ubicación y su acento característico. Cuanto más al norte, más duro suena y más similar al acento escocés. Cuanto más al sur y más cerca de Londres más se encuentran acentos reconocibles, como Cockney. La conocida película Mary Poppins en la cual los actores hablan con un acento Cockney falso.
  • Concreta el vocabulario a usar. Aunque se trata de inglés, el inglés británico es muy diferente del que se usa en EE.UU., Australia o Sudáfrica, o de cualquier otro dialecto del inglés. Hay algunos buenos diccionarios online de argot británico para comenzar a familiarizarse con las diferencias.
  • Usa “jelly” (jalea) en lugar de “jello” (gelatina). No confundas “sweets” (dulces) con “candy” (caramelos). Las famosas “cookies” (galletas) son “biscuits”. No digas “restroom” (baño); en su lugar utiliza “toilet” o “loo”. ¿Quedaste con una chica?, entonces “you pulled a “bird” (tú disparaste a un pájaro).
  • Cuidado con palabras tales como “fanny”, que no traduciré, que tienen diferentes significados y alguno ofensivo. Por otra parte, “asiático” se correlaciona con la India, Pakistán, Sri Lanka o Bangladesh, etc. chino, japonés, vietnamita, y así sucesivamente y también se les denomina orientales” o pertenecientes al Lejano Oriente. 
  • Domina la sintaxis y la gramática. Hay diferencias muy leves que notarás en el habla que no son enormes, pero que realmente ponen la guinda del pastel. Por ejemplo, los británicos suelen usar más el perfecto pasado (he comido) que el pasado simple (comí).
  • Asegúrate de que tu pronunciación suena natural. Tú puedes tener vocabulario y el acento bajo control, pero no vas a ser totalmente convincente para un británico nativo si no tienes su jerga y usas sus interjecciones. ¡El lenguaje es mucho más que encadenar una oración detrás de otra! Aprende un par de palabras de argot para empezar y sigue añadiendo más, una vez que te has acostumbrado a los anteriores.
  •  Deletrea tus palabras correctamente. Busca un diccionario británico-estadounidense online y pronuncia las diferentes palabras cuidadosamente. ¡Recuerda, se dice “favourite colour” (color favorito), ¡no ”favorite color”!
  • Jura como un inglés. No voy a enumerar aquí la extensa terminología. Debes de saber que esas pocas palabras a las que sueles recurrir no son las mismas en inglés británico. En la realidad los británicos son mucho más divertidos y dejan mucho espacio para su personalidad. Haz alguna investigación, seguro que tienes algún amigo inglés diciendo esas palabras sin parar. Pronto aprenderás que “bloomin heck!” (¡diablos!) y “blimey!” (¡caray) rara vez se utilizan. A menos que tú seas Hagrid (ficticio mago semigigante).

Segundo consejo: Actúa como un british.

  • Se cortés. Los británicos en general tienen en cuenta a los demás, ya sean amigos, familiares o extraños. Ellos saben cómo subir y bajar de manera eficiente del metro o del autobús, cómo comportarse en otros países, y cuando mantenerse al margen. Se muy consciente del mundo que te rodea y de cómo encajar en el mismo.
  • Aprende a comportarte correctamente cuando estés haciendo cola. El ex ministro laborista de Inmigración, Phil Woolas, es a menudo citado por haber dicho, “El arte de hacer cola -el simple acto de tomar tu turno- es una de las cosas que mantiene a nuestro país unido”. Si esa no es tu cultura, apréndela.
  • Si tú eres estadounidense, sé un poco más moderado y negativo. Los británicos veces estereotipan a los estadounidenses como ruidosos, expresivos y sonrientes. Si bien no siempre es cierto, si deseas aparentar que eres británico es una regla de oro ser un poco más estoico. En general los británicos mantienen sus emociones un poco más ocultas y atraen menos la atención sobre sí mismos. Un montón de británicos emplean el humor seco (irónico) con una pizca de auto desprecio.
  • Mira a la derecha antes de cruzar la calle. Una de las cosas más ampliamente conocidas sobre Inglaterra es que se conduce por la izquierda. Si vas a cruzar la calle, olvida ¡por Dios! esa vieja costumbre tuya de mirar a la izquierda para ver si viene algún vehículo.
  • Conoce la “etiqueta” de tu pub. Por un lado, no te preocupes por las propinas. En segundo lugar, la gente a menudo se turna para comprar rondas de bebidas para los unos y los otros. Y si puedes llevar a todas a la vez… ¡felicitaciones!
  • No grites para llamar la atención. Sé civilizado y el camarero vendrá. Y cuando éste llegue, pide lo que tus amigos hayan decidido y si no te acuerdas… pídeles una sidra. Y recuerda, puedes decir tanto “thanks” como “cheers”.
  • Elige un equipo de fútbol británico y ¡apóyalo! Aprende las reglas básicas del fútbol y si no lo has hecho… ¡aprende al menos la regla de fuera de juego! A pesar de lo que se piensa, no es una buena idea usar a toda hora camisetas de fútbol, sobre todo acompañadas de una gorra de béisbol. Sin embargo, no todos los británicos están con el fútbol, al igual que no todos los estadounidenses están con el fútbol americano. Rugby y cricket son algunas alternativas decentes.

Tercer consejo: Vístete como un british.

  • Empaca lejos de ti tus pantalones cortos y tus zapatillas de tenis. A menos que estés dándote una caminata por Tailandia es muy improbable que veas en Inglaterra a un adulto de cualquier sexo balanceándose con pantalones cortos y zapatillas Nike.
  • Mujer, dale un toque a tu feminidad. Hoy en día las tendencias generales británicas son un poco de mezcolanza entre lo vanguardista y lo clásico. Un vestido de flores podría ser acompañado con unas botas o una chaqueta de cuero. Las rayas y otros patrones se pueden combinar. Y como siempre, vístete de acuerdo a la climatología.
  • No vistas demasiado “elaboradamente”. Hay algo acerca de la moda inglesa que es un poco más ecléctica que la moda estadounidense. Si se mezcla, coincide. Siéntete libre para trabajar en diferentes tonos, texturas y patrones. Un poco desaliñado es tan atractivo, sino más sexy, que si desfilando por una pasarela de moda.
  • El maquillaje de ojos puede estar un poco corrido. ¿Carreras en tus medias? No hay problema. ¿Tienes una arruga? ¿A quién le importa? Piensa en Ke$ha (*) después de una de sus noches más tranquilas.
  • Hombre, deja tu machismo en la puerta. Daniel Radcliffe ha dicho recientemente acerca de los hombres británicos que todos parecían un poco gais. Parte de ello tiene que ver con su moda. Además de tener un poco menos de jactancia, vestirse un poco más bonito es bastante común, incluso cuando se va casual. Mantén las camisetas y gorras de béisbol en casa. Opta por el polo, el suéter, o los pantalones. Y un consejo, ten más zapatos que chanclas.

Cuarto consejo: Conoce su cultura.

  • Conoce su curry. La comida india es la número uno de la comida extranjera en el Reino Unido, y la número uno de la comida para llevar de cualquier tipo.
  • Conoce sus quesos. Cuando se trata de las cosas, el inglés medio tiene sus preferencias personales y no aceptaría quesos procesados, quesos artificiales como el “queso” denominado «queso hamburguesa» o queso americano. El Reino Unido produce la mayor cantidad de diferentes tipos de queso en el mundo (700), pero ellos no consumen tanto per cápita como algunos otros países. El queso es un elemento considerado de clase alta y debe ser respetado.
  • Toma conciencia de la política británica. Por supuesto, ni siquiera la mayoría de los británicos saben todo sobre el Parlamento, pero asegúrate de conocer el nombre de los tres principales partidos político y las cosas que pueden resultar incómodas en una conversación con extraños si pretendes entender de política. Decide si apoyas el partido laborista, a los liberales, o a los conservadores. En caso necesario una buena respuesta es que no apoyas a ningún partido. Como en España, “todos son tan malos como los demás”. Esto convencerá a cualquiera de que eres un auténtico británico.
  • Trata de conocer algunos espectáculos populares británicos, tiendas, y otras cosas semejantes. Empieza a ver Gran Hermano. Ver la BBC te ayudará mucho!
  • Si puedes, habla de tiendas populares (no les llames “almacenes”) como Topshop, Marks and Spencer (a menudo referido como “M and S” o “Marks and Sparks”), y Harrods: ¡sólo las personas mayores y los turistas compran en Harrods! A menos que seas una chica joven, hablar de las compras será considerado un poco extraño y, por cierto, Harrods se considera demasiado caro por la mayoría.
  • Conoce la diferencia entre británicos, ingleses, escoceses, galeses e irlandeses del Norte. Los escoceses son británicos, así como los galeses y los nacidos en Irlanda del Norte y las muchas otras islas pequeñas. Sé consciente de que algunas personas pueden llegar a sentirse muy ofendidas cuando los británicos les clasifican como ingleses. Gran Bretaña se compone de Gales, Inglaterra, Irlanda del Norte y Escocia. ¡No sólo Inglaterra!
  • Ubicación, ubicación y ubicación! Es importante, en primer lugar, ser perfecto conocedor de la ubicación de tu “hogar”: ¿en qué condado está supuestamente tu casa? ¿En qué ciudad / pueblo? ¿En qué distrito vives? ¿Qué hay en las proximidades? ¿Cuáles son las costumbres de allí? También puede ser importante conocer condados y ciudades importantes. Si no puedes localizar a Londres en un mapa, será bastante obvio que tú eres tan británico como cualquiera de nuestros ex presidentes de la nación.
  • Si te preguntan de dónde vienes, di dónde te encuentras en relación a una gran ciudad, pero no digas la ciudad. Se da por hecho de qué ciudad se trata.

Y bien, después de estos sabios consejos, ¿qué impide que te conviertas en un perfecto gentleman a poco que te lo propongas?

Londres “is more different”

Me pregunto estimado lector qué hago yo a estas horas del día escribiendo sobre Londres. Si por una de aquellas resulta que te encuentras en The Big Smoke entonces ¿qué te voy a contar yo que tú ya no sepas o estés a punto de saber? Es más, por favor, please…, a tu regreso no dudes en ponerme al día sobre los últimos movimientos culturales, tendencias o movidas ciudadanas de la city. Te estaré muy agradecido. Y si, lo más probable, ahora mismo estás saboreando, por ejemplo, un delicioso arroz a banda con fumet de cigalas en cualquier restaurante de la costa española, mejor si es valenciano, no creo que estés por la labor de poner a trabajar tus apreciadas neuronas sobre determinadas monsergas acerca de Londres. Pues amigo, ¿sabes que te digo? Que tienes toda la razón. No hagas esperar al bogavante, las gambas rojas de Garrucha o al pulpo en aceite. Pero cuando el calor de la noche apriete y seas incapaz de pegar ni un ojo ni el otro…, entonces… ¡no lo dudes!, coge tu tablet o tu smartphone, seguro que los tienes en la mesilla de noche, y empieza a leer con fruición y entusiasmo las líneas que vienen a continuación. Seguro que te sorprenderás y la próxima va a pasar calor en España tu señora suegra, es un decir, el señor bogavante o la distinguida gamba de Garrucha. Tú te vas a enterar de una vez por todas, porque mira que lo vengo diciendo, de la cantidad de cosas curiosas que suceden en Londres y también, ¿por qué no decirlo?, de lo peculiares que son los londinenses. Toma nota…

Costumbres, manías y otras peculiaridades de los londinenses

• Para los ingleses y por ende los londinenses, la vida no tiene sentido sino va acompañada de una buena dosis de moqueta, La usan hasta en el baño. Hasta ahí llegan. De momento no se ha descrito ningún caso de uso en paredes, techo o jardín.

• Están obsesionados con la privacidad. Por ello les encanta vivir en las afueras o en una casita aislada. Les encanta vivir en el extranjero. Hay muchos programas de TV dedicados a tratar el tema de la vivienda y su decoración.

• Todos los mejores restaurantes de Londres requieren hacer cola si quieres disfrutar de sus encantos culinarios. Olvídate de reservar unos días antes. Por el momento, salvo alguna honrosa excepción, no se ha llevado a cabo en ningún restaurante experimento tan arriesgado.

• The Circle Line. ¿Aún se llama así? ¡Por Dios! ¡No se trata de un círculo! Los trenes pasan cada 15 minutos, y siempre hay señales avisando de fallos en la línea. No lo parece pero a los londinenses parece que no les ha pasado desapercibido que, a pesar de que se están incorporando frecuentemente nuevos y buenos trenes a la línea, el servicio continúa siendo igual de malo.

• Los londinenses odian que nosotros, los guiris, nos refiramos a su ciudad citándola como “The Big Smoke” (la gran humareda), o que no hagamos un esfuerzo en la pronunciación de London. Por favor, evita balbucir “Landan” por Londres, les suena fatal. Prueba a decir “L o n d o n“, suena bastante mejor.

• Los autobuses nocturnos. Sí, te llevan a casa hasta las 3 de la madrugada, y además sin costo adicional. No está mal. Eso sí, si decides coger uno de estos autobuses disfrutarás durante dos horas de un reconfortante e inolvidable olor a vómito y orina. Experiencia inolvidable… si la superas.

• Cuando saludes a un o a una londinense, sobre todo la primera vez, no se te ocurra estampar dos sonoros e interminables besos latinos en sus pálidas mejillas. Deja tal muestra de confianza y afecto para mejores ocasiones. Ellos y ellas detestan esa familiaridad campechana y ramplona a las primeras de cambio de conocer a una persona. Por favor, ¡sé más comedido!

• La puntualidad. OMG! Ese concepto tan lejano, discutido y discutible. Sí, si… pero los ingleses lo llevan en su ácido desoxirribonucleico. Si acudes a una cita en Londres, y por extensión en cualquier punto de Inglaterra, y no quieres encontrarte con la desagradable sorpresa de que la cita quede anulada por la repentina ausencia de la otra parte procura ser puntual, estrictamente puntual. Como ayuda para entender este abstracto y alquímico concepto te diré que la puntualidad consiste ni más ni menos que en llegar a una cita exactamente a la hora acordada, ¿lo pillas?, o incluso antes. Sólo por el respeto que los ingleses tienen a este “precepto” me haría inglés “right now” que dicen ellos. No obstante, la tierra tira, cada día menos, pero tira, y de momento no renunciaré a mis raíces.

• Los ingleses respetan el turno en las colas. ¡Increíble!, ¿verdad? Si vas a Londres y quieres vivir emociones fuertes y tu rostro es más duro que el diamante prueba a saltarte el turno en una cola londinense. Después me cuentas.

• Los ingleses quedan trastornados cuando contemplan a personas paradas en medio de la acera. Seamos sinceros, de esto los españoles sabemos bastante. Yo al menos lo vivo todos los días. Y todos los santos días me sorprende que muchas personas, yo diría que una inmensa mayoría, vayan por la vida, y me refiero a su propia estado físico, corporal, como si sólo existieran ellos, dando por hecho que los demás somos transparentes o incorpóreos ¿No lo habéis observado? Claro que hay mucha gente que va andando por la acera y de repente se para bruscamente sin pensar ni por un instante que están obstaculizando el paso del resto de peatones. Bueno, ¿y qué? Por cierto, a los ingleses tampoco les gusta que en aceras muy transitadas, no digamos en horas punta, camines a paso de tortuga. ¡Por favor, ponte las pilas!

• Los ciclistas. Muchos de ellos piensan que la luz roja de los semáforos no va con ellos. Si a un ciclista se le ocurre atropellar a un peatón londinense cuando el “hombrecito verde” estaba diciéndole a éste: “pasa mocetón”, el ciclista experimentará en sus carnes el dulce sabor de una demanda en toda regla por parte del peatón atropellado. Si éste no ha pasado a mejor vida, naturalmente.

• Los ingleses no ven muy razonable estar escuchando a todas horas música gratis. La gente es muy generosa, ya se sabe, pero no es necesario que nadie se someta al generoso sacrificio de destrozar sus tímpanos a base de bombardear el ambiente próximo con miles y miles de estridentes ondas herzianas de insufrible música. No, ¡gracias!

• ¿Sabes? A los ingleses, y a alguno más allende las islas, no les gusta que en el metro o en el autobús mantengas durante el trayecto un contacto visual permanente clavando tus ojos como puñales en el rostro de un viajero o viajera cercanos. Por favor, mira el reloj, haz como si te acabara de entrar un whatsapp la mar de interesante y ponte a mirar el teléfono con gesto de sorpresa o interés, o dirige tu mirada hacia el techo las veces que haga falta, pero por favor… deja de taladrar con tu mirada los blanquecinos rostros londinenses. No vayan a pensar que les estás desnudando con tu mirada.

• Es usual pagar con una tarjeta de débito un importe superior al de la compra efectuada y recibir en efectivo la diferencia. Una forma fácil de obtener efectivo en pequeña cantidad, suficiente para el día a día, sin necesidad de acudir al cajero automático.

• ¿Puede sobrevivir un inglés sin el té? No, ¡no y mil veces no! Bueno, tampoco quiero exagerar pero en muchas casas británicas hay siempre una tetera con agua hirviendo, lista para preparar un té al instante. Aceptar una taza de esta bebida prácticamente equivale a ganarse la simpatía de la persona que invita. Recuerda, se llega antes al alma de un inglés a través de una tacita de té que de un par de besos.

• Los ingleses repiten constantemente las palabras «please», «thank you» y «sorry» («por favor», «gracias» y «lo siento»). No son palabras que sientan, que les salga del alma, lo hacen por costumbre, de forma automática. No responder de la misma manera es considerado una gran descortesía.

• El sistema para denominar las calles de Londres es genialmente caótico. Una misma calle puede cambiar de nombre varias veces en un mismo tramo. Además, la capital británica posee muchas calles distintas que poseen exactamente el mismo nombre, lo que convierte en un divertido acertijo el proceso de encontrar la ubicación de una calle determinada. Sin duda necesitarás más referencias para saberlas distinguir. Otra alternativa sería que los muchachos de Podemos ocupen el poder municipal para que sin pérdida de tiempo se pongan manos a la obra cambiando el nombre a las calles. No es por nada pero en eso a los ingleses les podemos (nunca mejor dicho) dar sopas con honda.

Band performing during The Changing of the Guard ceremony taking place in the courtyard of Buckingham Palace, Westminster, London, London, England.

Y hasta aquí llegó este breve memorandum. Por favor no te tomes todo lo escrito en este artículo en serio. Estamos en verano y no hay que acalorarse y un poco de ironía, pero con buenas intenciones, nunca viene mal. Por cierto, ya hemos pasado el meridiano del verano, al menos en cuanto a temperaturas se refiere. Ánimo, las noches empiezan a refrescar y esto empieza a ponerse agradable. ¡Feliz verano!

Haciendo amigos en Londres

Hasta ahora en este blog hemos venido dando un repaso a sitios y eventos singulares y destacados de Londres que desde mi punto de vista visitarlos o conocerlos nos aportaría disfrutar de momentos agradables y de paso enriquecer nuestro conocimiento en general. Hasta nos hemos dado un paseo por el “más allá”, no por mucho tiempo porque, la verdad, en el más acá se está más a gusto.

Y para estar todavía más a gusto, qué mejor que ir a la ciudad en la que se conduce por la derecha y se ignora secularmente el sistema métrico decimal (en general) que establecer lazos y conseguir amistades con los locales, lo cual no sólo nos aportará una visión cercana y actual de aquello que estemos visitando y conociendo sino que probablemente se nos transmitirá mucha información de primera mano sobre aspectos que ni siquiera nos habríamos planteado o que quizás nunca hubiéramos descubierto por nosotros mismos. Por lo tanto hoy vamos a hablar de seres humanos, de gente y personas como tú y como yo que nos planteamos estar en Londres una temporada y queremos cultivar amistad con algún lugareño. De conseguirlo nuestra estancia en Londres no sólo será más agradable y enriquecedora sino que podremos mantener prolongadamente los buenos recuerdos y la evolución en el tiempo de todo lo relacionado con aquellos lugares y eventos que hayamos visitado a través del contacto permanente por medio del uso de redes sociales, Skype, etc. con las amistades generadas. Por ello y para obtener el máximo rendimiento de nuestra visita a Londres, una vez tenemos ya la hoja de ruta elegida, me permito sugerirte hoy unas cuantas recomendaciones para hacerte con amigos sin pérdida de tiempo. Sin ningún orden jerárquico, eso lo dejo en tus manos, estas son mis sugerencias:
13. East LondonEste de Londres

Museo, teatro, arte en general
¿Te fascina el Antiguo Egipto, el arte…? Sean cuales sean tus preferencias culturales, Londres está lleno de museos y teatros que acogen eventos especiales para los socios. Las presentaciones especiales nocturnas, a veces con descuentos en el precio, proporcionarán una buena forma de conocer a amantes del teatro, amantes de la historia o buenos aficionados al arte.

Inscríbete en clases nocturnas
Dependiendo de la duración de tu visita, un mes sería suficiente, puedes inscribirte en clases a tiempo parcial o en cursos intensivos. Estos son una gran manera de aprender nuevas habilidades y conocer gente con intereses similares. Si siempre has tenido el deseo de aprender un nuevo idioma, mejorar tus habilidades de dibujo o ponerte en forma, ahora tienes una buena razón para dar el paso y realizar tus aspiraciones. Es fácil encontrar clases de bajo costo sin que interfiera demasiado en tu trabajo o vida social.

Una de las mejores ventajas de las clases es que recrean un ambiente con el que todo el mundo está familiarizado: la escuela. Recuerda lo fácil que era conocer gente en la escuela. Las clases de adultos no tienen por que ser diferentes. Tú estás viendo a las mismas personas cada semana y se les puede llegar a conocer a lo largo del tiempo. Este tipo de situación es perfecta para las personas más introvertidas. No tienes ninguna presión para ser amigo de nadie, pero al mismo tiempo, tienes la oportunidad de conocer a personas con objetivos e intereses similares.

Inicia una conversación
La mejor manera de comenzar una conversación es simplemente presentarse y preguntar por el nombre de tu interlocutor. Sigue con una pregunta, por ejemplo, ¿con quién estás aquí? y, ¿cómo os conocisteis? El truco está en conseguir comenzar una conversación sin darse cuenta, la gente estará feliz de hablar de sí mismos -tu trabajo es escuchar y encontrar un terreno común, por ejemplo, ¿tocas la guitarra? Yo también. Recuerda que la experiencia y conocimiento sobre algo concreto y común hará que la conversación sea más interesante, hablar sobre temas de actualidad, cualquier actividad en la que participan en, o cualquier cosa que hayas visto, leído o disfrutado.

Usa tus aficiones y hobbies para conocer gente nueva
Cuando te acabas de mudar a una nueva ciudad, conocer gente nueva puede ser un desafío. Aunque en Londres viven millones de personas puede ser muy difícil conseguir compañeros urbanitas. Encontrar un grupo de personas que comparte un interés o preocupación común es una estupenda forma de comenzar.

Escoge sabiamente
Tú no tienes que ser amigo de todos, sé selectivo -esto hará que tus amigos sean de calidad-. No se trata de la cantidad de amigos que tiene, sino de lo buenos que son.
Una vez tengas un par de amigos será más fácil seguir adelante y conseguir otros. Siempre hay que dar a la gente el beneficio de la duda, pero a veces puedes comprobar que una amistad se convierte en poco “saludable”; y podrías llegar a necesitar en adelante controlar más y ser más crítico para no exponerte innecesariamente a nuevos peligros.

Juntarse
Cuando acabas de conocer a alguien y realmente deseas seguir adelante, asegúrate de organizar una cita lo antes posible, no puedes perder la oportunidad de consolidar la amistad, especialmente si sientes que puedes no encontrarte con la persona de nuevo. En primer lugar, ofrece tus datos de contacto, pregúntale si quiere reunirse contigo en algún momento para tomar café o almorzar. No te preocupes si no te ofrece sus propios datos; si le has dado tus datos y tiene interés tarde o temprano se pondrá en contacto contigo.

Si ya has descubierto que tenéis intereses en común, pregúntale más sobre él; pregúntale si pertenece a algún grupo, en caso afirmativo, cuándo y dónde acude a éste y muestra tu interés en dicho grupo y las condiciones para integrarse en él. Si eres tú quien pertenece al grupo invítale tú a su incorporación al mismo.

Sé un buen amigo
Una vez que tengas un par de amigos, recuerda que debes serlo para todo. Recuerda los cumpleaños, estar “ahí” para cuando te necesitan. Recuerda que tienes que esforzarte en mantener y cultivar la amistad. Ser un buen amigo significa que estás ahí para los momentos buenos y los malos, ciertos sacrificios serán necesarios.

Aprende a callar y escuchar; no te dejes llevar por tus intereses y egocentrismo escuchándote a ti mismo, al contrario, no dejes de asentir cuando tu amigo esté hablando, escucha con atención lo que tu amigo tiene que decir y trata de ayudarlo. Las pequeñas cosas no tienen precio.

Aprende a entretener
Si has conocido a algunas personas de tu confianza, ¿por qué no invitarlos a tu casa para pasar el rato? Dales una razón para ir a tu casa y haz todo lo posible para hacer nuevos amigos en tu casa. Podrías mostrar tus habilidades culinarias en una cena, no sería mi caso, o más informalmente, podrías tomar unas copas y charlar. Si tienes unos juegos de consola podrías desafiar a tus amigos. Ser un buen anfitrión significa asegurarse de que tus invitados se sienten cómodos. Como alternativa, puedes organizar eventos o salidas nocturnas. A tu amigo le encantara el hecho de que hayas tomado la iniciativa y ello hará que tu círculo de amistad crezca sin cesar (no olvides ser selectivo).

Haz cumplidos
Esta es una manera muy fácil de iniciar una conversación si no surge ninguna base común para empezar. Recuerda que el cumplido debe ser genuino y discreto. Sé comedido con tus elogios, y sigue a cada uno de tus elogios con una pregunta. Esta es una buena manera de encontrar un terreno común y de iniciar una conversación. Gestos agradables serán recordados -si has pasado mucho tiempo hablando con alguien, por ejemplo, ¿por qué no ofrecerles una bebida? Pero ten cuidado, no trates de comprar la amistad, lo echarías todo a perder-.

Habla con la gente
Conocer gente nueva y hacer amigos en Londres requiere un poco de esfuerzo; tú podrías estar rodeado de gente en el trabajo, la universidad, en un club o en un grupo y en tu vecindario, pero no hacer amigos nunca si no hablas con nadie.

Habla con todo el mundo, en todas partes; habla a la persona siguiente en la cola, al dependiente de la tienda, al barman, a la persona se sienta junto a ti, con cualquiera que entre en contacto contigo, habla con la gente en el trabajo, la universidad, en un bar. Habla con la gente en todas partes.

Use un lenguaje corporal positivo
Se puede decir mucho sobre una persona a través de su lenguaje corporal. Es importante ser consciente de la imagen que transmites, ésta a menudo habla más que mil palabras. Mantén tu lenguaje corporal abierto y relajado; los brazos cruzados actúan como una barrera y los puños apretados pueden hacerte aparentar enojado, mantén los brazos sueltos y a su lado. Recuerda que debes mantener el contacto visual -mirando a otro lado o hacia abajo puedes enviar señales negativas para la persona que está hablando-. Y recuerde sonreír, es absurdo hacerlo con una enorme sonrisa cursi, pero una sonrisa ocasional y relajada dice de ti que eres una persona amistosa antes incluso de que pronuncies una sola palabra. Y, por último, relájate -la tensión y el nerviosismo son evidentes y poco atractivos-.

Utiliza la web como una herramienta para encontrar nuevos amigos
Al ser nuevo en Londres, Internet es un gran lugar para empezar a buscar nuevos amigos. ¡Tienes que ser cauteloso, aunque, estoy seguro de que lo sabes, no todo el mundo es inocente. Lleva cuidado. Internet puede ser una gran herramienta para conseguir potenciales nuevos amigos en Londres. Asegúrate de evaluar a la persona, no pierdas el tiempo charlando con la gente fuera de Londres y asegúrate de que las reuniones se hacen en público. Procura participar en los numerosos eventos de diversión para maximizar tu potencial de hacer amigos.

Ve a donde los nuevos amigos potenciales estarán
Es más que probable que no encuentres nuevos amigos en Londres sentado en casa viendo la televisión. Aunque sea la BBC… La manera más eficaz para maximizar la cantidad de personas que puedes conocer es unirte a un grupo de personas con un interés común, tal como un grupo de arte, un grupo de lectura, un grupo religioso o de una sociedad o club en particular.

Si tu carácter es más deportivo, una gran manera de conocer al instante una gran cantidad de personas con intereses similares es unirte a un equipo / grupo deportivo, no te preocupes si estás un poco oxidado, ni más ni menos ese es mi caso, y aquí estoy. No todos los equipos son tan competitivos, todo lo que necesitas realmente es divertirte y apoyar a los miembros de tu equipo / grupo.

Otra oportunidad para conocer nuevos amigos en Londres es el voluntariado, que puede ser un pasatiempo muy gratificante. Una búsqueda rápida en la web muestra que hay muchas oportunidades para ser voluntario en Londres.

Chinatown

Después de todos estos consejos totalmente desinteresados espero que si algún día visitas Londres los tengas en cuenta. Por cierto, ahora que no me “lee ni me oye nadie”, si entablas amistad con algún lugareño, y sin que sirva de precedente, habla bien de tu país. Sí ya sé que tiene muchos fallos, algunos centenarios, y otros demasiado a la vista, ahora más que nunca, pero, ¿te crees que el resto de países son diferentes? ¿Crees que ellos no nos envidian en muchos aspectos? No dudes que en muchas cosas les podemos dar sopas con honda. Si quieres lo hablamos otro día. Pero, en todo caso, no olvides que cuando hablas mal de tu país… estás hablando mal de ti mismo y de los tuyos.

Que te sea leve. Nos vemos, aquí, pronto.

13. London

Vista de Londres

Un paseo y algo más por las calles de Londres. III

Continuamos nuestro recorrido por algunas de las calles y zonas más singulares de Londres. En esta ocasión nos detendremos en Camberwell, barrio situado al sur de Londres, bordeado por East Dulwich, Peckham y Herne Hill y formando parte del London Borough of Southwark.

Orígenes de Camberwell
La historia de Camberwell es la de como una pequeña comunidad agrícola quedó engullida por la gran metrópoli de Londres. Camberwell se convirtió en un refugio de exclusivo estilo georgiano, que atraía a los visitantes debido a su reputación por su aire puro y sus aguas limpias y sanas, así como por sus mejoras en el transporte. La más importante de ellas fue la construcción de nuevos puentes sobre el Támesis para evitar la congestión de London Bridge.

Ya en el siglo XI Camberwell fue una de las zonas más importantes en el desarrollo de Londres. Es mencionada en el libro de Domesday como una propiedad de Haimo, medio hermano del rey Guillermo I. Tenía tierras para la labranza, para cría de vacas y cerdos. Hasta aproximadamente 1800 Camberwell era un pueblo agrícola rodeado de bosques y campos y la mayoría de sus habitantes estaban empleados en la agricultura. Pozos y manantiales minerales abundaban en la zona hasta 1850. A diferencia de Dulwich o Peckham, contaba también con una iglesia, St Giles Church, la cual sigue en pie en el mismo sitio merced a su reconstrucción tras un incendio en 1841. El nombre de la iglesia hace honor a St Giles, Santo Patrón de los lisiados. Y es que uno de los pozos del pueblo tenía fama de tener propiedades curativas y muchos enfermos visitaban éste con la esperanza de una cura.

St Giles Church

El pueblo basó su apariencia en su calle principal, ahora llamada Denmark Hill en honor al príncipe Jorge de Dinamarca, marido de la reina Ana, que tenía una residencia allí. En una tradicional zona verde, que aún hoy persiste, se celebró en 1279 la primera feria de Camberwell.

La vida en Camberwell
Camberwell en los últimos años se ha caracterizado por una suerte dispar. Ha pasado de ser una zona de moda con un buen repertorio de casas de estilo victoriano a convertirse en un área deprimida y asociada con las drogas, para de nuevo transformarse en una zona en auge impulsada por el mercado del arte y la difusión hacia el exterior del incesante crecimiento de riqueza de Londres.

Ciertamente Camberwell posee las señas de identidad de dos mundos muy diferentes: la de la población local y la de la creciente multitud de estudiantes y artistas de moda (centrados en el Camberwell College of Arts y en la cercana South London Gallery). Las encantadoras casas de ladrillo coexisten con extensas fincas municipales que aparecen en las noticias con frecuencia por cualquier razón. Camberwell Green marca el centro de la vida del barrio manifestando por todas partes una combinación de bares que crecen cada vez más según la moda de cada año, antros de pollo frito, tiendas con encanto de delicatessen y la mezcla de las tiendas habituales de la calle principal.

Camberwell Green

Sin duda la vivienda en Camberwell es ligeramente más barata que en Shoreditch y Hackney, muy de moda, y es por lo tanto una buena alternativa para aquellos interesados en las artes florecientes y en la música. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que Camberwell no es barata, como tal, y los precios están creciendo constantemente. Un piso de tamaño decente, remodelado en estilo victoriano, y no demasiado lejos del centro de Londres todavía es una opción viable. Y si no te importa vivir en un bloque de las antiguas autoridades locales, los precios son aún más asequibles.

La gente
Hay una fuerte influencia africana y afro-caribeña, mezclada con una presencia greco-chipriota y una fuerte representación de los estudiantes procedentes de Camberwell College of Arts, Kings College de Londres, Goldsmiths College y el Instituto de Psiquiatría. Hay un gran hospital y un hospital psiquiátrico de renombre internacional -el Maudsley– originando una fuerte presencia de la comunidad médica.

Clubs, pubs y entretenimiento
Denmark Hill station es la zona que acoge al bar Phoenix que ofrece un ejemplo original de una vieja escalera de hierro, un reloj de estación, y una gran cantidad de cervezas inglesas. El pub es una demostración de que ésta es un área emergente. Camberwell incluye una serie de bares con encanto, acogedor hogar para una multitud de artistas y bohemios con gusto por la cerveza, el vino y la conversación. El George Canning, a pocos pasos del Phoenix, es un buen ejemplo de esto.

Los bares más afamados del barrio se alinean en Camberwell Church Street, la arteria principal que atraviesa Camberwell hacia Peckham. El bar Cube, la Cueva del Ermitaño y Funky Munky son sólo tres de estos. Al otro lado de la carretera el Club de Jazz opera con una licencia especial desde la cripta de la iglesia de St. Giles los viernes por la noche hasta bien tarde. Sin duda Camberwel empieza a parecerse a Nothing Hill.

Al igual que con los bares y restaurantes, las tiendas de calidad están surgiendo en Camberwell y hay un montón de tiendas de hardware de confianza, de gangas y de alimentos. Una librería independiente con unos buenos títulos (una de Somerfield y Morrison).

No requiere un esfuerzo titánico, todo lo contrario, encontrar locales de comida para llevar. Éstos se encuentran en abundancia y los alimentos habituales de estilo indio y chino también están bien representados. Si tienes oportunidad visita el Denmark Hill Tandoori y la Tasty House como buenos ejemplos de ambos. Indiaaah es también una buena opción para un curry. En cuanto a restaurantes, pocos vienen aquí por la comida de alta calidad, sin embargo, Black Sheep es famosa como pub gastronómico. El restaurante griego Vineyard ha estado haciendo buen negocio durante años y es ideal para cenar con amigos en un ambiente relajado. Hay muchos más para probar.

Otros lugares de interés
Camberwell cuenta con numerosos espacios abiertos, sí, y Camberwell Green es  de hecho el centro de toda la vida en el barrio, pero no es un lugar ideal para pasar el rato, ya que es frecuentado por borrachos y drogadictos. Procura más bien moverte por el agradable Ruskin Park, que está a pocos pasos de Denmark Hill Station. Con sus numerosos bancos el parque es un lugar ideal para conocer gente, especialmente si eres propietario de un perro (aunque esto no es una novedad). También puedes ver Burgess Park y Kennington Park, ambos en el camino de Camberwell hacia el centro de Londres.

. Blue Elephant Theatre, en 59a Bethwin Road. Pequeño pero ambicioso teatro pone en escena un impresionante programa de producciones, exposiciones y eventos de la comunidad mostrando los nuevos trabajos a través de las artes escénicas -teatro físico, la danza, la música y la palabra hablada-.
. House Gallery, 70 Church Street. Con una tienda y una cafetería popular, la gente detrás de la “Casa” está dispuesta a apoyar a artistas emergentes de la zona. También acoge talleres y eventos y hay un club de lectura semanal y noches de micrófono abierto.
. South London Gallery, 65-67 Peckham Road. Esta galería ampliamente aclamada ha celebrado una serie de exposiciones de gran éxito con artistas de renombre como Gilbert & George y Tracey Emin. La galería se centra en el arte contemporáneo y muestra los eventos de arte y cine en vivo.
. Camberwell College of Arts, 45-65 Peckham Road. Galería pública de arte que cuenta con tres exposiciones al año, junto con un programa regular de proyectos de menor escala. Participan los estudiantes y graduados de la universidad, así como los artistas y diseñadores más conocidos.
. Camberwell Free Film Festival. Evento anual que tiene lugar en marzo. Con proyecciones de películas gratuitas en varios lugares alrededor de Camberwell.

Personajes locales
. Robert Browning (1812–1889). Escritor. Browning alcanzó el éxito final de la vida a través de su brillante uso del monólogo dramático en obras como My last duchess, Porphyria’s lover y The ring and the book. Estos fueron un icono literario que influyó en futuras generaciones de escritores.
. John Ruskin (1819–1900). Ruskin escribió sobre temas que van desde la geología a la arquitectura, mitología a la ornitología, la literatura a la educación, y la botánica a la economía política.
. William Henry Pratt (1887-1969). Conocido como Boris Karloff, célebre actor británico mundialmente famoso por sus papeles en películas de terror.

Y además… Una Marson (1905–1965). Muriel Spark (1918–2006). Stella Duffy (nacida en 1963). Martin McDonagh (nacido en 1970).

Puntos positivos
Nuevas y prometedoras artes.
Buenas conexiones de transporte.
Relativamente barato para vivir.
Cerca de varios colegios.

Puntos negativos
Pocos restaurantes muy buenos.
Buenas tiendas, pero puede mejorar.

Espero que algunos de los aspectos mencionados sobre Camberwell, quedan muchos en el tintero, inciten tu interés y sirvan de aliciente para conocerlo mejor bien en una visita física o, por ejemplo, sumergiéndote en las numerosas fuentes de información existentes en internet. Te espero en la próxima visita.

Camberwell Green