Londres… pasados los 60

Ecuador de agosto, un agosto largo y plomizo. Mentes y cuerpos dedicados, si las circunstancias personales lo permiten, a asuntos y actividades que reconfortan y que ponen tierra por medio a problemas, preocupaciones, malos tragos y frustraciones. Tratamos de tunear nuestro espíritu y de ajustar algunas piezas de nuestro ser que poco a poco, casi sin darnos cuenta, se han ido desajustando. Pronto tendremos que levantar de nuevo el vuelo y deberemos de hacerlo ligeros de lastre inútil. No sabemos lo que nos espera pero seguro que habrá nuevos retos y esta especie de reseteo vital al que solemos someternos en el periodo estival nos ayudará a no empezar con mal pie.

En este contexto, y hablando de vuelos, ¿por qué no volar hasta la City y observar, siquiera someramente, que sucede con aquellos ciudadanos londinenses que tienen el “privilegio” de haber superado los 50-60 años? No, no te muevas, de la hamaca, de la toalla o del sofá. Yo vuelo por ti y te cuento. Presta atención.

¿Hay vida después de los 60? En Londres parece que sí.

Detrás de esta pregunta retórica, que sólo pretende despertar tu interés en una fase de la vida a la que la inmensa mayoría de los seres humanos queremos llegar o hemos llegado ya, hay una invitación a reflexionar sobre lo que nos espera y si el modelo londinense nos puede ser útil a nosotros mismos, a nuestros políticos o a los agentes sociales en general.

¿Tercera edad? ¡Noooo…! ¡Gracias! No le pongamos nombre a esa edad, sesenta-sesenta y tantos, en la que uno suele jubilarse. Seguimos siendo nosotros mismos, sólo cambian nuestras circunstancias, pero, ¿no es eso lo que no deja de suceder desde que emitimos nuestro primer berrido nada más salir del útero materno? Esa fase, ponle tú el nombre que quieras pero que sea positivo, en los tiempos actuales ofrece numerosas ventajas y oportunidades. Olvidemos los aspectos negativos y centrémonos sólo en lo positivo. Y si no… mira lo que sucede en Londres.

La vida de los sixtyagers (1) y más… en Londres

  • Algunos datos.
  • The London Assembly’s Housing Committee ha puesto en marcha un nuevo estudio sobre las opciones de vivienda para mayores londinenses. La población mayor en Londres está aumentando el doble de la tasa de la capital en su conjunto. Las proyecciones indican que puede haber una necesidad de “alojamiento especial” para 195.000 personas mayores en 2041. Actualmente hay alrededor de 60.000 alojamientos especiales destinados a las personas mayores en Londres.
  • Hay más de 2 millones de personas de 50 o más años de edad en Londres, aproximadamente un cuarto de la población de Londres. Algunos municipios tienen una mayor proporción de personas mayores.
  • Un poco más de 900.000 personas son mayores de 65. Se espera que la población mayor de Londres crezca rápidamente en los próximos años y que su papel e importancia en la comunidad vaya aumentando.
  • La población mayor londinense es diversa. Al igual que sucede con los londinenses en su conjunto, en la población mayor hay de todo. En 2013 El GLA (Greater London Authority) (2) informó que alrededor del 27% eran negros, asiáticos y minorías étnicas (BAME) (3). Por supuesto, también se espera que las comunidades y la cantidad de mayores londinenses “BAME” tienda a subir rápidamente.
  • The Opening Doors London (4) estima ahora mismo una población en Londres de más de 100.000 mayores lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) en Londres. Por supuesto los talluditos y talluditas londinenses siguen una muy amplia variedad de religiones y creencias.
  • Los londinenses mayores son contribuyentes aunque son a menudo vistos como consumidores de servicios y con necesidad de apoyo. Es muy importante recordar que las personas mayores también son trabajadores, empresarios, voluntarios, cuidadores para adultos y niños, consumidores, líderes comunitarios y activistas.
  • En 2013 el GLA publicó un informe sobre “La contribución económica de los londinenses mayores” que arrojó información sobre las contribuciones de los londinenses de mayor edad (más de 50 y más de 65 años) como asalariados, empresarios, voluntarios, cuidadores informales y abuelos. Las cifras del informe arrojaron el dato de que los londinenses de más de 65 años contribuyeron con 6.300 millones de libras anuales a la economía de Londres. ¿Sabemos algo sobre la misma cuestión en España?
  • A que dedican el tiempo libre… ♪♫♩

La jubilación es un retiro del trabajo, no de la vida misma. Así que la jubilación debe ser una oportunidad para disfrutar de ti mismo, de hacer cosas nuevas, de tratar de llevar a cabo ideas baratas e incluso gratuitas y de sentirte como si estuvieras en vacaciones permanentes. De eso se trata.

  • Caminar es un ejercicio fantástico y también muy sociable. Más de la mitad de los miembros Ramblers (5) tienen más de 55 años y aunque Londres puede no parecer como un lugar pensado especialmente para los caminantes, hay más de 4.000 miembros Ramblers registrados en la ciudad, haciendo del interior de Londres una de las zonas más pobladas de caminantes que viven en el Reino Unido. De hecho el camino del Támesis es el camino más andado en el país.
  • En la granja Tulleys en Crawley, al oeste de Sussex, existe la posibilidad de recoger deliciosas frutas de verano para mermeladas, tartas o simplemente para comerlas.
  • Los maduros londinenses que les encantan películas como The Railway Children pueden dar un paseo en un tren de vapor en el Keighley & Worth Valley Railway en West Yorkshire -el lugar ideal para disfrutar de esta época pasada-.
  • En el barrio de Brent están disponibles una amplia gama de actividades gratuitas para las personas mayores, desde saludables paseos por los parques gloriosos de Brent y por los espacios abiertos hasta natación libre.
  • Los mayores de 60 años aficionados al baile tienen la oportunidad de bailar el jueves 12 de agosto en una sesión de degustación de baile libre para personas de dicha edad en el Guildhall en Bath. Ello forma parte de la campaña nacional “Fit as a Fiddle(6) (estar en plena forma) para animar a la gente de más edad a ser más activa.
  • “En el jardín” es una emisión regular de radio en el Reino Unido para personas mayores, en la cual el experto jardinero Christine Walkden ofrece consejos de jardinería de temporada.
  • Los londinenses adoran las mascotas. Es lógico, una mascota puede ser un compañero leal a medida que envejecemos, particularmente si se vive solo o no se tiene contacto regular con amigos y familiares. Tener una mascota aporta no pocos beneficios para la salud. Aparte de la alegría de tener un gato o un perro, los estudios demuestran que las mascotas pueden tener un efecto beneficioso sobre nuestra salud y bienestar. En concreto un estudio de la Universidad de Cambridge descubrió que tener una mascota puede mejorar nuestra salud en general en menos de un mes. Los dueños de mascotas tienen menos dolencias menores, como dolores de cabeza, tos y resfriados.

De acuerdo con el Consejo de Salud de las mascotas, sólo el hecho de acariciar un animal doméstico o viendo peces nadar nos ayuda a relajarnos, lo que reduce nuestra frecuencia cardiaca y reducir la presión arterial.

  • Cuando se piensa en los mejores lugares para hacer surf, quizá Gales del Sur no salte a la mente. En cuyo caso, te sorprenderá saber que ya es popular entre la comunidad surfera del Reino Unido y en concreto entre la de Londres. El mejor lugar es Llangennith. Es un pequeño pueblo, bonito, con un bar acogedor, una gran playa, y por supuesto, increíble surf. El surf plateado, ingeniosa alusión a las canas que suelen adornar la testa de la mayoría de los “sixtyagers”, es cada vez más popular entre los mayores de 60 años.
  • El surf puede ser un gran ejercicio que ayuda al cuerpo a mantenerse flexible de la misma manera que lo hace el yoga. Para ser bueno en el surf se necesita la suficiente fuerza para remar a través de seis series de olas hasta llegar al punto donde las olas están rompiendo. Aquí es donde la parte superior de la ola supera a la parte inferior, y así se empieza a surfear. El éxito también requiere mucha práctica y tiempo para desarrollar la técnica necesaria.
  • ¿Te has preguntado alguna vez quienes eran tus antepasados y en qué consistían sus vidas? Investigar la historia de la familia es una afición que está en auge en popularidad, especialmente desde que la información se ha hecho accesible online y de la aparición de programas de televisión como ‘¿Quién te crees que eres?”. Muchos londinenses ocupan su tiempo libre en estos menesteres. Yo, por si acaso, me lo he anotado en la agenda.
  • Reproducir, modificar y crear recetas de cocina. La preparación desde guisos suculentos a sabrosas delicias es otra actividad que muchos descubren cuando declinan las energías y las ataduras laborales. Sin olvidar que mantenernos en forma, como un violín afinado, ayuda a las personas mayores de 50-60 años a ser más activos, saludables y felices. Y esto va tanto para los londinenses como para nosotros.

Espero que el lector haya constado con estos meros ejemplos que alcanzar el “status de sixtyager” supone nada más y nada menos que se abren nuevas puertas en nuestras vidas para disfrutar y conocer nuevas experiencias y actividades nunca antes contempladas. Todo llega y todo tiene pues su momento, incluso el de poner punto final a este artículo.

“La juventud no puede saber cómo se piensa y siente la edad. Pero los hombres viejos son culpables si se olvidan de lo que era ser joven”.

– J. K. Rowling, Harry Potter y la Orden del Fénix.

NOTAS:

(1) Sixtyager: pequeña broma que se permite el autor de este artículo estableciendo una analogía entre la morfología del vocablo “teenager” y su significado (adolescente). El lector no albergará dudas sobre que la invención “sixtyager” pretende hacer referencia a las personas mayores de 60 años.

(2) GLA (Greater London Authority): La Autoridad del Gran Londres, es la administración que gobierna la ciudad-región del Gran Londres, que abarca toda el área urbana de la capital del Reino Unido. La autoridad tiene dos órganos políticos: el Alcalde de Londres y la Asamblea de Londres, compuesta de 25 miembros.

(3) BAME: Negros, asiáticos y minorías étnicas (utilizado para referirse en el Reino Unido a los miembros de las comunidades no blancas).

(4) Opening Doors London tiene como objetivo satisfacer específicamente las necesidades del colectivo de mayores LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) y está dirigido a hombres y mujeres que se identifican como LGBT y que son mayores de 50. Hay miembros de todo Londres y más allá.

Más información en: http://openingdoorslondon.org.uk/

(5) Los Ramblers son la mayor organización benéfica británica que trabaja para promover el caminar. Existe para facilitar, en beneficio de todos, el disfrute y el descubrimiento que el caminar al aire libre puede traer, promoviendo el respeto por la vida campestre.

Más información en: http://www.innerlondonramblers.org.uk/

(6) Fit as a Fiddle es un programa a nivel nacional que defiende la actividad física, la alimentación saludable y el bienestar mental de las personas mayores.

Más información en: http://www.ageuk.org.uk/health-wellbeing/fit-as-a-fiddle/about-fit-as-a-fiddle/

 

Londres “is more different”

Me pregunto estimado lector qué hago yo a estas horas del día escribiendo sobre Londres. Si por una de aquellas resulta que te encuentras en The Big Smoke entonces ¿qué te voy a contar yo que tú ya no sepas o estés a punto de saber? Es más, por favor, please…, a tu regreso no dudes en ponerme al día sobre los últimos movimientos culturales, tendencias o movidas ciudadanas de la city. Te estaré muy agradecido. Y si, lo más probable, ahora mismo estás saboreando, por ejemplo, un delicioso arroz a banda con fumet de cigalas en cualquier restaurante de la costa española, mejor si es valenciano, no creo que estés por la labor de poner a trabajar tus apreciadas neuronas sobre determinadas monsergas acerca de Londres. Pues amigo, ¿sabes que te digo? Que tienes toda la razón. No hagas esperar al bogavante, las gambas rojas de Garrucha o al pulpo en aceite. Pero cuando el calor de la noche apriete y seas incapaz de pegar ni un ojo ni el otro…, entonces… ¡no lo dudes!, coge tu tablet o tu smartphone, seguro que los tienes en la mesilla de noche, y empieza a leer con fruición y entusiasmo las líneas que vienen a continuación. Seguro que te sorprenderás y la próxima va a pasar calor en España tu señora suegra, es un decir, el señor bogavante o la distinguida gamba de Garrucha. Tú te vas a enterar de una vez por todas, porque mira que lo vengo diciendo, de la cantidad de cosas curiosas que suceden en Londres y también, ¿por qué no decirlo?, de lo peculiares que son los londinenses. Toma nota…

Costumbres, manías y otras peculiaridades de los londinenses

• Para los ingleses y por ende los londinenses, la vida no tiene sentido sino va acompañada de una buena dosis de moqueta, La usan hasta en el baño. Hasta ahí llegan. De momento no se ha descrito ningún caso de uso en paredes, techo o jardín.

• Están obsesionados con la privacidad. Por ello les encanta vivir en las afueras o en una casita aislada. Les encanta vivir en el extranjero. Hay muchos programas de TV dedicados a tratar el tema de la vivienda y su decoración.

• Todos los mejores restaurantes de Londres requieren hacer cola si quieres disfrutar de sus encantos culinarios. Olvídate de reservar unos días antes. Por el momento, salvo alguna honrosa excepción, no se ha llevado a cabo en ningún restaurante experimento tan arriesgado.

• The Circle Line. ¿Aún se llama así? ¡Por Dios! ¡No se trata de un círculo! Los trenes pasan cada 15 minutos, y siempre hay señales avisando de fallos en la línea. No lo parece pero a los londinenses parece que no les ha pasado desapercibido que, a pesar de que se están incorporando frecuentemente nuevos y buenos trenes a la línea, el servicio continúa siendo igual de malo.

• Los londinenses odian que nosotros, los guiris, nos refiramos a su ciudad citándola como “The Big Smoke” (la gran humareda), o que no hagamos un esfuerzo en la pronunciación de London. Por favor, evita balbucir “Landan” por Londres, les suena fatal. Prueba a decir “L o n d o n“, suena bastante mejor.

• Los autobuses nocturnos. Sí, te llevan a casa hasta las 3 de la madrugada, y además sin costo adicional. No está mal. Eso sí, si decides coger uno de estos autobuses disfrutarás durante dos horas de un reconfortante e inolvidable olor a vómito y orina. Experiencia inolvidable… si la superas.

• Cuando saludes a un o a una londinense, sobre todo la primera vez, no se te ocurra estampar dos sonoros e interminables besos latinos en sus pálidas mejillas. Deja tal muestra de confianza y afecto para mejores ocasiones. Ellos y ellas detestan esa familiaridad campechana y ramplona a las primeras de cambio de conocer a una persona. Por favor, ¡sé más comedido!

• La puntualidad. OMG! Ese concepto tan lejano, discutido y discutible. Sí, si… pero los ingleses lo llevan en su ácido desoxirribonucleico. Si acudes a una cita en Londres, y por extensión en cualquier punto de Inglaterra, y no quieres encontrarte con la desagradable sorpresa de que la cita quede anulada por la repentina ausencia de la otra parte procura ser puntual, estrictamente puntual. Como ayuda para entender este abstracto y alquímico concepto te diré que la puntualidad consiste ni más ni menos que en llegar a una cita exactamente a la hora acordada, ¿lo pillas?, o incluso antes. Sólo por el respeto que los ingleses tienen a este “precepto” me haría inglés “right now” que dicen ellos. No obstante, la tierra tira, cada día menos, pero tira, y de momento no renunciaré a mis raíces.

• Los ingleses respetan el turno en las colas. ¡Increíble!, ¿verdad? Si vas a Londres y quieres vivir emociones fuertes y tu rostro es más duro que el diamante prueba a saltarte el turno en una cola londinense. Después me cuentas.

• Los ingleses quedan trastornados cuando contemplan a personas paradas en medio de la acera. Seamos sinceros, de esto los españoles sabemos bastante. Yo al menos lo vivo todos los días. Y todos los santos días me sorprende que muchas personas, yo diría que una inmensa mayoría, vayan por la vida, y me refiero a su propia estado físico, corporal, como si sólo existieran ellos, dando por hecho que los demás somos transparentes o incorpóreos ¿No lo habéis observado? Claro que hay mucha gente que va andando por la acera y de repente se para bruscamente sin pensar ni por un instante que están obstaculizando el paso del resto de peatones. Bueno, ¿y qué? Por cierto, a los ingleses tampoco les gusta que en aceras muy transitadas, no digamos en horas punta, camines a paso de tortuga. ¡Por favor, ponte las pilas!

• Los ciclistas. Muchos de ellos piensan que la luz roja de los semáforos no va con ellos. Si a un ciclista se le ocurre atropellar a un peatón londinense cuando el “hombrecito verde” estaba diciéndole a éste: “pasa mocetón”, el ciclista experimentará en sus carnes el dulce sabor de una demanda en toda regla por parte del peatón atropellado. Si éste no ha pasado a mejor vida, naturalmente.

• Los ingleses no ven muy razonable estar escuchando a todas horas música gratis. La gente es muy generosa, ya se sabe, pero no es necesario que nadie se someta al generoso sacrificio de destrozar sus tímpanos a base de bombardear el ambiente próximo con miles y miles de estridentes ondas herzianas de insufrible música. No, ¡gracias!

• ¿Sabes? A los ingleses, y a alguno más allende las islas, no les gusta que en el metro o en el autobús mantengas durante el trayecto un contacto visual permanente clavando tus ojos como puñales en el rostro de un viajero o viajera cercanos. Por favor, mira el reloj, haz como si te acabara de entrar un whatsapp la mar de interesante y ponte a mirar el teléfono con gesto de sorpresa o interés, o dirige tu mirada hacia el techo las veces que haga falta, pero por favor… deja de taladrar con tu mirada los blanquecinos rostros londinenses. No vayan a pensar que les estás desnudando con tu mirada.

• Es usual pagar con una tarjeta de débito un importe superior al de la compra efectuada y recibir en efectivo la diferencia. Una forma fácil de obtener efectivo en pequeña cantidad, suficiente para el día a día, sin necesidad de acudir al cajero automático.

• ¿Puede sobrevivir un inglés sin el té? No, ¡no y mil veces no! Bueno, tampoco quiero exagerar pero en muchas casas británicas hay siempre una tetera con agua hirviendo, lista para preparar un té al instante. Aceptar una taza de esta bebida prácticamente equivale a ganarse la simpatía de la persona que invita. Recuerda, se llega antes al alma de un inglés a través de una tacita de té que de un par de besos.

• Los ingleses repiten constantemente las palabras «please», «thank you» y «sorry» («por favor», «gracias» y «lo siento»). No son palabras que sientan, que les salga del alma, lo hacen por costumbre, de forma automática. No responder de la misma manera es considerado una gran descortesía.

• El sistema para denominar las calles de Londres es genialmente caótico. Una misma calle puede cambiar de nombre varias veces en un mismo tramo. Además, la capital británica posee muchas calles distintas que poseen exactamente el mismo nombre, lo que convierte en un divertido acertijo el proceso de encontrar la ubicación de una calle determinada. Sin duda necesitarás más referencias para saberlas distinguir. Otra alternativa sería que los muchachos de Podemos ocupen el poder municipal para que sin pérdida de tiempo se pongan manos a la obra cambiando el nombre a las calles. No es por nada pero en eso a los ingleses les podemos (nunca mejor dicho) dar sopas con honda.

Band performing during The Changing of the Guard ceremony taking place in the courtyard of Buckingham Palace, Westminster, London, London, England.

Y hasta aquí llegó este breve memorandum. Por favor no te tomes todo lo escrito en este artículo en serio. Estamos en verano y no hay que acalorarse y un poco de ironía, pero con buenas intenciones, nunca viene mal. Por cierto, ya hemos pasado el meridiano del verano, al menos en cuanto a temperaturas se refiere. Ánimo, las noches empiezan a refrescar y esto empieza a ponerse agradable. ¡Feliz verano!

Algunos londinenses no saben…

Trataba mi anterior artículo de un puñado de cosas que no estaría de más saber si uno visita Londres y no quiere enseñar el paño innecesariamente por desconocimiento supino de aspectos básicos de la cultura y sociedad londinense. Creo que va de suyo conocer siquiera superficialmente los hitos o particularidades más relevantes del país que vamos a visitar sin dar oportunidad a que nadie nos abra los ojos o nos saque los colores haciendo aflorar nuestra ignorancia o al menos nuestra dejadez.

La historia de Inglaterra y por ende de Londres es tan rica y su cultura y costumbres tan peculiar e influyente a nivel mundial que creo que merece la pena dedicar unas nuevas líneas, a través del presente artículo, destinadas a hacer un acopio importante de conocimientos imprescindibles de la historia, la cultura y la sociedad londinense.

Presume de tus conocimientos.

  • Durante casi un siglo Londres fue la ciudad más densamente poblada de la Tierra hasta que fue superada por Tokio en 1925.
  • Clérigos victorianos se opusieron a la construcción del metro de Londres alegando que el ruido de los trenes “perturbaría al diablo”.
  • Hitler tenía un plan para desmantelar la columna de Nelson y reubicarla en Berlín.
  • El nombre de Covent Garden procede de un error de ortografía. Originalmente, el terreno donde se sitúa Covent Garden era conocido como el Jardín del Convento, una tierra de cultivo donde se cosechaban verduras con el fin de dar de comer a los monjes del cercano Convento de San Pedro.
  • La parte superior del puente de la torre era originalmente una pasarela que fue cerrada en 1910 ya que se había convertido en una guarida de prostitutas.
  • Hay una ciudadela intensa bajo las calles de Whitehall. Una entrada es a través de un hueco de ascensor en la central telefónica en la corte del Graig, cerca de Trafalgar Square.
  • La primera propuesta de diseño de Sir Christopher Wren para la Catedral de San Pablo fue una piña de piedra de 60 pies en lo alto de la cúpula.
  • Soho es el nombre de un grito de caza medieval. Hasta finales del siglo XVII, la zona era campo abierto.
  • La última persona ejecutada en la Torre de Londres fue Josef Jakobs, un agente de la inteligencia alemana. Él fue fusilado en 1941.
  • Testigos presenciales afirmaron que había casas que se hundían en el suelo mientras el Támesis lanzaba peces al aire.
  • En 1952 la polución en Londres fue tan extrema durante una representación de teatro en el Sadler’s Wells (London’s Dance House) que éste tuvo que ser abandonado cuando el smog penetró en el auditorio.
  • En excavaciones realizadas en Londres se han encontrado restos óseos de: un cocodrilo en Islington, un hipopótamo en la Trafalgar Square, un lobo en Cheapside, y un mamut en la King’s Cross.
  • Heathrow Airport se llama así porque la tierra en la que se construyó fue una vez una somnolienta aldea rural llamada Heath Row.
  • Las escenas deterribles batallas en la película de Stanley Kubrick sobre Vietnam titulada: “Full Metal Jacket” fueron filmadas en Beckton Gas Works. BGW, en la orilla norte del río Támesis en East Ham, suministró a los londinenses “gas ciudad” obtenido a partir de carbón. Cuando se abrió era la fábrica más grande de gas en Europa. Tras el descubrimiento de gas natural en el Mar del Norte, la producción de gas se detuvo y parte del sitio fue reconstruido. Los restos de los embarcaderos de carbón y algunos de los gasómetros aún se pueden ver.
  • A principios de la década de 1950 cualquiera podía hacerse con el primer ministro Winston Churchill.
  • En el cruce de Marble Arch y de Edgware Road hay una placa conmemorativa del Tyburn Tree, el sitio donde se produjeron una 50.000 ejecuciones a largo de los siglos.
  • En 1995 una bandada de estorninos se posó en la aguja de los minutos del Big Ben y retrasó la hora en cinco minutos.
  • Durante siglos la palabra “cockney” (londinense) fue considerada un insulto (barriobajero).
  • Sólo 6 personas murieron en el Gran incendio de Londres. El fuego comenzó justo después de la medianoche del domingo 2 de septiembrede 1666, en la casa del panadero Thomas Farynor, en Pudding Lane, ubicada en el centro de un área superpoblada del viejo Londres y duró hasta el miércoles 5 de septiembre. El incendio se propagó rápidamente y mantuvo durante varios días el caos en la ciudad. Afectó a 87 parroquias, 13.200 casas y 80.000 personas.
  • La próxima vez que uses la Sloane Square Station mira el túnel que pasa por encima de tu cabeza. Lleva el Westbourne, uno de los ríos perdidos de Londres.
  • Otro río perdido, el Tyburn, circula directamente por debajo del Buckingham Palace.
  • El puente Waterloo fue construido mayoritariamente por mujeres.
  • Desorientado e incapaz de encontrar una salida, en cierta ocasión un jubilado se quedó atascado dando vueltas en la M25 durante 48 horas.

Y por ahora aquí termino esta interminable relación de increíbles anécdotas, todas ciertas, y de hechos acontecido en Londres desde hace siglos hasta fechas recientes. Ojalá os haya sido útil para ahondar más en el conocimiento de una ciudad que, con sus pegas, que también las tiene y de las que ya hablaremos otro día, es realmente una referencia mundial en tantos y tantos aspectos y que sin duda merece la pena conocer y visitar. Quizás nos veamos un día allí e intercambiemos impresiones y sensaciones sobre Londres. Os deseo un maravilloso verano y una gran dosis de estoicismo para superar la veleidad e intransigencia de estas reiteradas, persistentes y atosigantes oleadas de calor. ¡Ánimo!