Una alternativa a la universidad

Una alternativa a la universidad

(Blog de Borja Prieto)

Es un hecho que un título universitario ya no te garantiza un trabajo decente. Ni siquiera te garantiza un puesto de becario. Es absurdo tirar 4 años de tu vida para acabar como al principio: cuatro años más viejo, con algunos conocimientos más pero con las mismas probabilidades de ganarte bien la vida.

Sí, ya sé lo que vas a decir: que no solo importa el trabajo después, que si la cultura, los conocimientos, las relaciones con otros alumnos y con los profesores, lo que te va a preparar para la vida… pero hay otras maneras de conseguir todo esto, mucho más eficientes que asistir a clase durante cuatro años y estudiar lo que te proponen.

Si vas a empezar una carrera, estás atascado en una que no te satisface o has terminado y te enfrentas a qué hacer ahora, te propongo una alternativa para este año. Te costará algo más que un año de carrera universitaria si tienes en cuenta el coste del viaje que te voy a plantear, pero te preparará mucho mejor para encontrar un trabajo o para crear tu propia fuente de ingresos.

Está basado en una idea de Chris Guillebeau que puedes leer aquí, por si su propuesta te gusta más que la mía.

Prácticamente todo lo que te voy a proponer es gratis o muy barato. Lo único que en realidad necesitas es una conexión a Internet. Además de esto, un lector de ebooks puede ser conveniente, igual que un ordenador portátil, pero nada más.

Por supuesto, puedes adaptar lo que te propongo a tus circunstancias, pero piensa bien por qué haces cada cambio. Que el motivo no sea “esto me apetece más” o “esto me aburre y prefiero hacer otra cosa”. Hay un valor en la disciplina, y en hacer algo que no te apetece en el momento para conseguir un beneficio más adelante.

Idiomas

Necesitas hablar inglés perfectamente. Con esto quiero decir que seas capaz de entender cualquier conversación y hacerte entender en cualquier situación. Y que seas capaz de hablar en público en inglés y escribir un informe o un artículo para un blog.

Si ya estás en este nivel, puedes aprender otro idioma. Yo te recomiendo, en orden de facilidad de aprendizaje: portugués, alemán, japonés y chino mandarín. En un año no serás capaz de escribir en japonés ni en chino, pero puedes hacerte entender en conversaciones cotidianas.

Estas son tus tareas:

  1. Sigue uno o más podcasts que enseñen el idioma. En inglés hay muchos así que puedes elegir los más adecuados a tu nivel. 15 minutos al día
  2. Lee noticias o blogs cada día en el idioma que quieras aprender 30 minutos al día
  3. Mira un episodio de una serie o una película cada día (con subtítulos en el idioma al principio si es necesario) 1 hora al día

Clases

Haz cursos online de los temas que te interesen. 30 minutos al día

En Udacity, Coursera y Khan Academy tienes cursos de extraordinaria calidad, totalmente gratis. Te recomiendo que hagas alguno de finanzas y diseño, además de cualquier otra cosa que te interese. Hay dos en concreto que no deberías perderte:
How to build a startup, de Steve Blank.
A Beginner’s Guide to Irrational Behavior de Dan Ariely.
El de Blank (y en general los de Udacity) puedes empezarlo en cualquier momento, para el de Ariely tendrás que esperar a una nueva edición.

Sigue el curso como lo harías con un curso universitario, tomando apuntes, repasando, leyendo información complementaria y poniendo en práctica lo que aprendes. Si el curso tiene un test o unas tareas, hazlas.

Práctica

Haz algo

Uno de los problemas de la educación tradicional es que se basa en leer, escuchar y escribir, pero se “hace” poco. Hacer algo con tus manos te hará descubrir muchas cosas sobre ti, sobre cómo resolver problemas y sobre la naturaleza de las cosas en general.

Elige uno de estos campos y haz proyectos en él: Una hora al día

  • Arduino
  • Impresión 3D
  • Dibujo y pintura (el tradicional, artístico, con lápices o acuarelas, o con herramientas digitales).
  • Programación. Puedes aprender en Codecademy, pero es importante que cuanto antes desarrolles tus propios proyectos.
  • Tocar un instrumento musical
  • Cocina
  • Jardinería (esto sólo si tienes terreno para tener un huerto o un invernadero en condiciones, no vale con plantar un par de macetas)
  • Mecánica

Es importante que te aproximes lo más posible a la práctica deliberada. No se trata de hacer todos los días lo mismo. Se trata de ir poniéndote retos, ir mejorando y midiendo tu progreso. Puede ser bueno recibir clases, o al menos seguir alguno de los miles de tutoriales que hay en Internet.

Escribe un blog

Si no tienes todavía un blog, empieza ahora. Si no sabes de qué escribir, puedes ir anotando tus progresos en el punto anterior, por ejemplo. Es importante que escribas, pero si se te hace muy cuesta arriba algunas de tus entradas pueden estar en forma de vídeo. Una hora al día

Lecturas

Si hablábamos al principio de la cultura que te aporta una carrera universitaria, casi con total seguridad puedes conseguir más cultura y un mejor entendimiento del mundo, la sociedad y la naturaleza del ser humano leyendo por tu cuenta. Si tu velocidad de lectura es normal y dedicas una hora al día a leer ficción y otra a leer ensayos, al cabo del año habrás leído 48 libros de ficción y 36 ensayos.

Esta es la lista que te propongo. Puedes cambiar alguno de los libros por otro si ya lo has leído. Y como verás solo he incluido una obra de cada autor (con la excepción de Borges y Lem, que están en ambas listas) con la idea de que si alguno te resulta interesante puedes leer más por tu cuenta.

Ficción

Una hora al día

  • 1984 (G. Orwell)
  • 2001: Una odisea del espacio (A. C. Clark)
  • Alicia a través del espejo (L. Carroll)
  • Cartero (C. Bukowski)
  • Changing places (D. Lodge)
  • Cien años de soledad (G. García Márquez)
  • Diarios de las estrellas (S. Lem)
  • El Aleph (J.L. Borges)
  • El buscón (F. Quevedo)
  • El corazón de las tinieblas (J. Conrad)
  • El extranjero (A. Camus)
  • El guardián entre el centeno (J. D. Salinger)
  • El hombre que fue Jueves (G. K. Chesterton)
  • El lazarillo de Tormes (Anónimo)
  • El lobo estepario (H. Hesse)
  • El péndulo de Foucault (U. Eco)
  • El sabueso de los Baskerville (A. Conan Doyle)
  • El señor de las moscas (W. Golding)
  • En el camino (J. Kerouack)
  • Farenheit 451 (Ray Bradbury)
  • Going postal (T. Pratchett)
  • Granja animal (G. Orwel)
  • Guía del autoestopista galáctico (D. Adams)
  • Historias extraordinarias (R. Dahl)
  • Ivanhoe (R. L. Stevenson)
  • La ciudad de los prodigios (E. Mendoza)
  • La conjura de los necios (J. Kennedy Toole)
  • La eneida (Virgilio)
  • La hoguera de las vanidades (T. Wolfe)
  • La llamada de la selva (R. Kipling)
  • La luna es una cruel amante (R. Heinlein)
  • La metamorfosis (F. Kafka)
  • La naranja mecánica (A. Burgess)
  • La odisea (Homero)
  • La vida: instrucciones de uso (G. Perec)
  • La vuelta al mundo en 80 días (J. Verne)
  • Las aventuras de Huckleberry Finn (M. Twain)
  • Los santos inocentes (M. Delibes)
  • Los viajes de Gulliver (J. Swift)
  • Maus (A. Spiegelman)
  • Rayuela (M. Vargas Llosa)
  • ¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas? (P. K. Dick)
  • Tokio blues (Norwegian wood) (H. Murakami)
  • Un mundo feliz (A. Huxley)
  • Wilt (T. Sharpe)
  • Yo, robot (I. Asimov)

Como puedes ver, es una lista sesgada. Hay mucha ciencia ficción, más literatura en lengua inglesa que otras literaturas y no están muchos clásicos habituales de estas listas. Lo que te aseguro es que no perderás el tiempo leyendo ninguno de estos libros. Algunos son más difíciles que otros (no necesariamente los clásicos) pero merece la pena el esfuerzo. Si puedes leer en inglés los libros escritos en inglés, mejor. Y te recomiendo usar ediciones anotadas para los clásicos, porque si no se te escaparán cosas.

Ensayo

Una hora al día

  • Business Model Generation (A. Osterwalder)
  • Business Model You (T. Clark)
  • Camino de servidumbre (F. Hayek)
  • Caos (J. Gleick)
  • Choose Yourself! (J. Altucher)
  • Cómo hacer amigos e influir en las personas (D. Carnegie)
  • De la felicidad (Séneca)
  • De la naturaleza (Lucrecio)
  • Economía básica (T. Sowell)
  • El cisne negro (N. N. Taleb)
  • El mundo de Sofía (J. Gaarder)
  • El pequeño libro que bate al mercado (J. Greenblatt)
  • El pulgar del panda (S. Jay Gould)
  • El sello indeleble: Pasado, presente y futuro del ser humano (J. L. Arsuaga)
  • El shock del futuro (A. Toffler)
  • Freakonomics (S. J. Dubner)
  • Gödel, Escher, Bach (Douglas R. Hofstadter)
  • Historia de España para Dummies (F. García de Cortázar)
  • Historia de la eternidad (J. L. Borges)
  • Historia del mundo (J. M. Roberts)
  • Influence: The Psychology of Persuasion (R. B. Cialdini)
  • La teoría del todo: El origen y el destino del universo (S. Hawking)
  • Marca personal para Dummies (A. Pérez Ortega)
  • Más allá de la libertad y la dignidad (B. F. Skinner)
  • Meditaciones (M. Aurelio)
  • Nueva guía de la ciencia (I. Asimov)
  • Padre rico, padre pobre (R. T. Kiyosaki)
  • Permission Marketing (Seth Godin)
  • Rework (J. Fried y D. H. Hansson)
  • Running Lean (Ash Maurya)
  • The $100 startup (Chris Guillebeau)
  • The 4 hour workweek (Tim Ferriss)
  • Un valor imaginario (S. Lem)
  • Viaje a la libertad económica (D. Lacalle)
  • Why We Buy: The Science Of Shopping (P. Underhill)

También esta lista puede parecer peculiar. Además de libros básicos sobre historia, ciencia y filosofía hay unos cuantos libros de mejora personal (no basurilla de autoayuda) y otros sobre creación de empresas. Seguro que echas muchos en falta, pero como en el caso anterior una vez que has leído todo esto puedes profundizar en los temas que te resulten más interesantes o útiles.

Música

Conocer y apreciar la música clásica es también uno de los requisitos de una persona culta. Si no estás acostumbrado a escucharla, probablemente te requerirá un esfuerzo inicial, pero merece la pena ese esfuerzo por lo que disfrutarás después. En esto también se requiere una práctica deliberada, no basta con hacer trampa poniéndote la música de fondo mientras haces otras cosas. Dedica un tiempo cada día a escuchar la música realmente y lee en Wikipedia sobre el autor o la obra que estás escuchando.

Te recomiendo esta playlist de spotify: DG – The History of Classical Music. Tiene algunas omisiones graves en mi opinión (John Dowland, sin ir más lejos), pero funciona realmente bien como introducción a la música. Como son 88 horas de música, si oyes media hora cada día laborable puedes escucharlo todo en menos de un año. Y si quieres sacar nota, puedes ponerla de fondo para oírla más de una vez mientras haces otras cosas. Media hora al día

Experiencias

Si sumas todo el tiempo que debes dedicar a las actividades que te he propuesto, verás que suma algo menos de siete horas. Pero no puedes conformarte con esto. Con el tiempo que te queda libre, hay otras cosas que debes hacer para completar tu formación.

Deporte

Haz lo que más te apetezca o te divierta, pero practica un deporte al menos tres días a la semana. Mide tus resultados, plantéate retos y esfuérzate por mejorar. No sólo estarás más sano y serás más eficaz para hacer las otras tareas, sino que aprenderás mucho sobre ti mismo y sobre tu capacidad de esfuerzo y superación.

Hablar en público y con desconocidos

Estas son dos habilidades que pueden marcar la diferencia entre tener éxito o vivir una vida profesional mediocre. Y no valen las excusas del tipo “es que yo soy introvertido” o “es que me da vergüenza”. Como todo lo anterior, es cuestión de practicar, y cuanto más lo hagas más fácil y divertido será para ti.

Así que apúntate a uno o más Meetups en tu ciudad, o intenta organizar uno si se te ocurre alguna idea. Si hay Iniciador en tu ciudad, asiste a sus eventos. Busca oportunidades para hablar en público, y créalas si no aparecen. Puedes inscribirte en Toastmasters, o apuntarte a un grupo de teatro.

Viajar

Viajar es otra de las experiencias que te hará crecer y entender mejor el mundo en el que vives. Siempre que no te limites a ir a un hotel de playa y piscina, claro. ¿Sabías que por menos de 4.000€ puedes dar la vuelta al mundo parando en Nueva York, Miami, San Francisco, Tokio, Pekín, Hong Kong, Delhi, Doha, Lagos y Estambul? Esto es, parando todo el tiempo que quieras en cada ciudad. Puedes elegir otras ciudades y otros continentes y el precio cambiará un poco dependiendo de si visitas 3, 4 o 6 continentes. Si haces un viaje así, planificas bien no solo el viaje sino lo que harás en cada una de las paradas, y estás al menos un par de semanas en cada ciudad, seguro que a la vuelta has aprendido algo y tienes una visión muy diferente del mundo a la que tenías cuando partiste.

Si quieres completar tu formación con un viaje alrededor del mundo, puedes mirar aquí.

Ganar dinero

Esta es una de las cosas que no te enseñan en ninguna facultad. Y es fundamental, por motivos obvios. Así que plantéate como objetivo conseguir al menos 100€ netos el primer mes. Y después, en función de tus resultados, al menos un crecimiento del 10% mensual. Puedes vender trastos que ya no uses en eBay o en cualquier sitio de segunda mano, ofrecer tus servicios (más o menos especializados, según tus posibilidades), intentar ganar dinero como afiliado por Internet, conseguir un trabajo aunque sea temporal…

Lo importante es que, cuando antes, empieces a entender por qué alguien paga dinero a cambio de algo, qué pasa con la competencia, cómo influyen los precios en tu capacidad de venta, cómo puedes presentar mejor tu oferta…

Ayudar

Apúntate a una ONG que ayude a personas concretas y colabora activamente, todas las semanas. Esto es importante: realiza una actividad que te ponga en contacto con las personas a las que ayudas, no te limites a cosas como “hacerles una página web desde casa porque es lo que necesitan y es lo que sé hacer”. Sal de tu zona de confort y haz algo como dar clases a niños o adultos, pasar tiempo con ancianos o personas enfermas o con discapacidad o asesorar a personas con dificultades.

No hace falta que dediques más de una o dos horas cada semana si no tienes más tiempo. Con eso, te aseguro que además de aprender sobre ti mismo y descubrir que puedes hacer mucho más de lo que pensabas, recibirás de las personas a las que ayudas mucho más que lo que aportes.

Corta, pega y haz tu propio curso

Como te decía, esta es solo mi propuesta. La de Chris Guillebeau es distinta, y no tiene por qué ser peor para ti. Y si lees los libros de Tim Ferriss seguro que se te ocurren ideas propias. Lo importante es que, en lugar de seguir al rebaño como una oveja y acabar en el mismo destino (decidiendo al cabo de cuatro años si será mejor alternativa un master o la emigración), te plantees una alternativa que te haga mejor persona, te prepare para saber qué quieres hacer con tu vida y te ayude a conseguirlo.

Este artículo apareció primero en Desencadenado.

Un alegato en contra de la diversificación

JUMP: la fórmula para crear escuelas excelentes (y baratas)
…sin dejar a nadie atrás.

John Mighton. (Chris Chapman/JUMP)

Es muy habitual escuchar a políticos y pedagogos decir que todos los niños tienen la capacidad de desarrollar sus habilidades y que ninguna persona es mejor que otra. Pero al mismo tiempo, muchos proponen separar a los alumnos cuanto antes mejor, para que los “listos” desarrollen sus habilidades al máximo, y los menos listos logren, al menos, pasar de curso.

El dramaturgo y matemático canadiense John Mighton, emprendedor Ashoka y fundador del programa JUMP (“Junior Undiscovered Math Prodigies”), quetrata de implantar en las escuelas una nueva forma de enseñar matemáticas, tiene una idea clara: a muchos niños no se les da la oportunidad de mejorar sencillamente porque sus profesores no se preocupan de ayudarles. Pensamos, porque así nos lo han enseñado, que hay niños que, sencillamente, no tienen la habilidad necesaria para ser buenos en matemáticas o lengua, lo asumimos, y les damos por perdidos. Un tremendo error.

“Las ideas que tenemos acerca de lo que los niños pueden hacer son similares a las que tuvimos en su momento sobre las habilidades intelectuales de los esclavos o las mujeres, ya que están basadas en la ignorancia, no en la evidencia”, ha explicado Mighton a El Confidencial.“Cuando vemos a tantos niños con dificultades para aprender matemáticas, asumimos de forma automática que no tienen el tipo correcto de genes o cerebros, en vez de investigar científicamente si el problema puede tener otras causas”.

Se trata, como explica el canadiense, de un discurso muy cómodo, sobre todo para la gente que cuenta con suficientes recursos: “Los humanos siempre tendemos a mirar a la raza o la genética como causa de los problemas, aunque es mucho más probable que estos estén causados por la falta de oportunidades”. Pero, en vez de preocuparnos por integrar a todos los niños, pensamos en separarlos.

Un alegato en contra de la diversificación

Ahora que está tan de moda la escuela diversificada –esto es, en brocha gorda, separar a los niños según sus habilidades, para tratar de darles una educación más personalizada–, es curioso encontrar una historia pedagógica de éxito que clama por todo lo contrario: la integración como herramienta educativa.

“Ya en la guardería los niños empiezan a compararse entre ellos y deciden quien es listo y quién no lo es”, explica Mighton. “Pensamos que estas comparaciones son algo inocente y natural, y no hacemos nada por disuadirlas, de hecho a menudo las animamos. En JUMP pensamos quelas comparaciones están en la raíz del pobre rendimiento en matemáticas de muchos estudiantes. En cuanto un estudiante decide que no tiene talento para las matemáticas deja de trabajar de forma eficiente, deja de preocuparse por aprender y deja de prestar atención, tomar riesgos y recordar cosas. Incluso puede desarrollar ansiedad o problemas de comportamiento que va a hacer que aprender matemáticas sea aún más difícil”.

Lo que proponen Mighton y sus colegas con JUMP es dejar de comparar, y separar a los niños, y dar las herramientas a los profesores para que, en una misma clase, todos los alumnos rindan más, independientemente de sus habilidades de partida.

El método de JUMP parte de lo que MIghton llama “conocimiento guiado”. Los estudiantes son alentados a explorar y descubrir las materias por sí mismos, pero los profesores le dan las guías necesarias para asegurarse de que todo el mundo lo consiga. “Gracias al ‘conocimiento guiado’ los desafíos se convierten en peldaños manejables”, explica el matemático. “Los estudiantes son evaluados con frecuencia para asegurarse de que nadie se ha quedado atrás, y se insiste en los exámenes y las prácticas para consolidar los conceptos antes de que el maestro pase a la siguiente lección”.

¿Cómo resuelve el método JUMP las diferencias existentes entre los distintos alumnos? “Los estudiantes que van más rápido reciben preguntas extra, pero estas preguntas son pequeñas variaciones de la lección que se está enseñando”, explica Mighton. “Cuando los estudiantes que van más retrasados ven que sus compañeros pueden hacer trabajos extra empiezan a esforzarse para poder resolver también las preguntas “bonus”. Enseguida toda la clase acaba moviéndose casi a la misma velocidad”.

La historia de un descubrimiento personal

Mighton descubrió su amor por las matemáticas a los 11 años, gracias a un libro para niños en el que dos amigos construían una cinta de Moebius que les permitía viajar por el tiempo. Pero, pese a que siempre sintió fascinación por los números, dejó de estudiar matemáticas cuando le pusieron un aprobado raspado en la clase de cálculo en la universidad. Tampoco fue brillante en lo que respecta a la escritura, su otra pasión.

“Casi me suspenden calculo en la universidad y obtuve la peor nota en escritura creativa de mi curso”, explica Mighton. Pero entonces, con 20 años, descubrió que la escritora Sylvia Plath, una de las más famosas poetisas estadounidenses, había aprendido a escribir memorizando poemas y escribiendo imitaciones de otros escritores. Empezó entonces a entrenarse como escritor y acabó siendo un conocido dramaturgo, con varios premios a sus espaldas. “Después hice lo mismo con las matemáticas y acabé haciendo el doctorado”, explica Mighton. “Lancé JUMP porque no quería que los niños malgastaran el tiempo dudando de sus posibilidades como hice yo cuando era joven”

El método ideado por Mighton se ha implementado ya con éxito en numerosas escuelas canadienses y estadounidenses, pero también en un experimento a gran escala en Bulgaria y en programas pilotos en Irlanda y España. Y parece ser un éxito. Ya que, como insiste Mighton, se han realizado numerosos estudios científicos que demuestran que funciona (link a estudio). El próximo paso: trasladar el método al resto de materias.

Mighton lo tiene claro: hay otra manera de enseñar, y sólo cambiando la forma en que los profesores hacen su trabajo se podrán mejorar los sistemas educativos. El dinero no es un problema. “El programa JUMP es más barato que los métodos tradicionales, así que la sociedad puede reducir la brecha entre estudiantes sin gastar más”, explica el matemático. “Pero, aunque nos costara más enseñar bien matemáticas, los beneficios económicos de tener una sociedad en la que la gran mayoría de las personas disfrutan y son buenos con las matemáticas superaría con mucho los costes”.

Fuente:  JUMP: la fórmula para crear escuelas excelentes (y baratas) sin dejar a nadie atrás – Noticias de Alma, Corazón, Vida  http://bit.ly/1m2UVOV