Hemos perdido la alegría, pero podemos recuperarla

“Hemos perdido la alegría, pero podemos recuperarla” 

Juan Perea (El Confidencial)

"Hemos perdido la alegría, pero podemos recuperarla"

El resquebrajamiento de nuestra sociedad primermundista del bienestar se hace cada día más evidente. Las estructuras sociales vigentes, incluyendo la económica, la política o la educativa, no están dando respuesta al callejón sin salida en el que nos metimos hace tiempo. Sin embargo, seguimos reforzando esas mismas estructuras, con la vaga y vana esperanza de alcanzar un ideal de sociedad que se revela como progresivamente ilusorio, a medida que más individuos son abandonados en las cunetas de las autopistas que supuestamente nos dirigen hacia el endiosado progreso económico y la abundancia material.

Difícilmente podemos rebatir las palabras de Jiddu Krishnamurti: “Nuestra sociedad es el resultado de la astucia, el engaño, la codicia y la mala voluntad del hombre. Para crear una nueva sociedad hay que comprender y examinar la estructura que está desintegrándose, y para ello tenemos que comprender el proceso psicológico del ser. Adaptarse a una sociedad enferma no es ningún síntoma de salud”. Quizás por ello el psiquiatra húngaro Thomas Szasz, uno de los padres de la llamada antipsiquiatría, afirmaba que “la locura es la única reacción sana a nuestra sociedad enferma”.
Del mismo modo, Jutta ten Herkel nos dice que “la estructura social actual es la raíz de las enfermedades sociales y personales”. Jutta ten Herkel, psicóloga formada en distintas terapias humanistas, desarrolla desde 1993 una intensa actividad en distintos países europeos en el campo de la psicología sistémica (constelaciones sistémicas). Esta terapia profundiza en las dinámicas que se dan en familias y organizaciones, entre los individuos que las componen y como éstas afectan a las relaciones y a la posición de cada uno en la sociedad y en el mundo. En línea con el trabajo de Claudio Naranjo, ha analizado desde la perspectiva sistémica la estructura patriarcal de nuestra sociedad. En La mente patriarcal dice Naranjo: “La sociedad patriarcal existe en interdependencia con la mente patriarcal: Una forma de organización psíquica que perpetua el dominio masculino en la sociedadhaciendo que predomine la agresión sobre la ternura, la competición sobre la colaboración, la explotación sobre el cultivo, y en la que milenios de dominio del padre en la familia ha generado el reemplazo de los sanos vínculos fraternales por vínculos de obediencia y dependencia por parte de personas crónicamente infantilizadas”.
“Tenemos que evolucionar hacia valores como la cooperación”
Para Ten Herkel, que en España fundó el Centro de Estudios Sistémicos en Canarias y en Madrid, “aunque la cara más visible del patriarcado es el dominio del hombre sobre la mujer, su fundamento básico es la preponderancia del intelecto sobre el corazón y los instintos”. Si no queremos seguir atrapados en el tiempo, como en la conocida película protagonizada porBill Murray y Andie MacDowell, obteniendo los mismos resultados, “en nuestras relaciones debemos poner el énfasis en el equilibrio entre el dar y el tomar y en el respeto por las diferencias, asumiendo cada uno su parte de responsabilidad cuando las cosas no van bien. Como padres y educadores necesitamos ser conscientes del efecto que la estructura social ocasiona y de la oportunidad de transmitir valores diferentes a los niños”. En este sentido, ella no ve grandes diferencias entre la educación en España y en otros países europeos, “donde prima la transmisión de conocimientos y el profesorado está muy ‘quemado’. No creo que en España, en términos de cantidad de conocimientos, los alumnos estén peor que en el resto de Europa. Los docentes están muy frustrados y presionados en casi todas partes”.
Los grandes males de nuestra sociedad son el miedo a cambiar la manera de hacer las cosas que nos mantiene atenazados, y una codicia sin límites que nos lleva a acumular, a amasar continuamente pero sin que esto nos de ninguna satisfacción ni alegría. “La estructura social actual se basa en la codicia, la competitividad, el abuso de la fuerza, la manipulación, la lucha por la supervivencia y la compulsión del hacer. Tenemos una gran oportunidad para evolucionar hacia valores como la cooperación, la solidaridad, el equilibrio entre el ser y el hacer, la sensibilidad, el respeto y la coherencia.Podemos dar más oportunidades a la alegría frente a la seriedada la espontaneidad y la libertad frente a la adaptación, la norma y la disciplina, a la intuición frente a la memoria, a las conciencias corporal y emocional frente a la intelectualidad y el conocimiento científico, a la tranquilidad y la calma frente a la rapidez y la urgencia, y al autoconocimiento frente a lo externo. No se trata de que unos valores anulen a los otros, sino de equilibrarlos. De esta manera se generan personas autónomas con capacidad para relacionarse de manera sana”.
La competencia existencial como eje curricular
El modelo educativo que conocemos, sobre el que se asienta el patriarcado, concibe el hacer como el medio más útil e incuestionable para alcanzar el fin supremo de la sociedad patriarcal: tener. “Como ha dicho de manera muy bella Eckhart Tolle, necesitamos todo este materialismo para tener una identidad. Identidad del coche o la casa que tengo (aquí podemos incluir todos nuestros consumos, incluyendo la cultura o el colegio de nuestros hijos y llegando hasta la pareja o los amigos). También ocurre con el conocimiento, cuya acumulación supone una huida de uno mismo, de la verdadera sabiduría. ¿Qué hago conmigo mismo si no estoy haciendo algo? También la terapia puede ser una fuga de mi mismo y esperar que otro me de la solución. El objetivo sería caminar hacia la congruencia, entendiendo a ésta como SER, y que este ser sea el resultado de que el pensar y el sentir (vida interna) coincidan con el expresar y el hacer (vida externa)”.
La sociedad patriarcal genera unas altísimas dosis de violencia, cuya cara más visible es la violencia de género que se cobra dos muertes a la semana en Europa. Esta es sólo la punta del iceberg de todo el drama y violencia que resulta de un sistema de oprimidos y opresores en todos los ámbitos sociales. “El modelo educativo que proponemos pretende que hombres y mujeres sean conscientes de sus emociones y se responsabilicen de ellas. Trabajamos por lo que hemos llamado ‘Paz de Género’. Este concepto pasa por permitir a las mujeres explorar, conocer, sentir, mostrar y hacerse cargo de su rabia, su ira y su violencia, y lo mismo a los hombres con su vulnerabilidad, su tristeza y su dolor. Suprimiendo o reprimiendo todas estas emociones el resultado es una agresividad latente que a menudo estalla violentamente”. La propuesta de Ten Herkel para padres y profesores y para el conjunto del sistema educativo, pasa por introducir el “concepto de competencia existencial como eje curricular, explicado como competencia integradora de nuestras tres voces internas: la razón, la emoción y el instinto. Una educación creativa y amorosa facilitará el tránsito hacia generaciones más pacíficas y amables que la nuestra”.
Amar a otra persona no significa perdernos en ella
¿Cómo podemos contribuir cada uno de nosotros a esta alternativa? “Yo me sentí muy inspirada por alguien a quien escuché en Londres y a quien admiro, el arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, que varias veces respondió a la pregunta de qué podemos hacer para acabar con el racismo, de manera bien simple, cada uno en su pequeño rincón. La otra opción sería deprimirnos mucho y sentirnos fatal, pues si miramos hacia fuera todo parece un desastre. El estado de la educación es catastrófico, todo lo que apoya el desarrollo humano de la persona, al no traducirse en resultados inmediatos, se recorta, la inspección educativa es cada vez más opresiva y controladora, etc. Hay alternativa, desde nuestro pequeño lugar, y ésta se traduce en ser más conscientes de nuestra manera de ser y de reaccionar, lo cual nos permitirá tener más oportunidad de elegir. Permitiendo que nuestro corazón guíe nuestro comportamiento, podremos ser más amorosos, amables y benevolentes. Esto no significa ser débiles ni perder nuestro lugar o nuestra identidad, del mismo modo que asumir nuestro poder interior no significa dominar al otro, y que amar a otra persona no significa perdernos en ella ni delegarle la responsabilidad de nuestro bienestar”.

Tengo 74 años y estoy harto

“Tengo 74 años  y estoy harto”

Debería de ser lectura obligada para todo hombre, mujer y niño en Jamaica, en el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda y en todo el mundo…
“Tengo 74 y ya estoy cansado”

Tengo 74  Excepto por un breve período en los años 50 cuando estaba haciendo mi Servicio Nacional. He trabajado duro desde que tenía 17 años.

Salvo por algunos graves problemas de salud, he trabajado 50 horas a la semana y no he caído enfermo en casi  40 años.

Tuve un salario razonable, pero yo no heredé mi trabajo ni mis ingresos y trabajé duro para llegar donde estoy. Dada la economía actual deduzco que mi retiro fue una mala idea.

Pero estoy cansado, muy cansado.

Estoy cansado de que me digan que tengo que “distribuir la riqueza” entre la gente que no tiene mi ética de trabajo.

Estoy cansado de que me digan que el Gobierno tomará el dinero que gané, por la fuerza si es necesario, para darlo a gente demasiado perezosa para ganársela.

Estoy cansado de que me digan que el Islam es una “Religión de Paz”, cuando todos los días leo decenas de historias de hombres musulmanes, matando a sus hermanas, esposas e hijas de su familia para defender su “honor”.

De musulmanes que se sienten ofendidos y por eso asesinan a musulmanes, a cristianos y a judíos porque ellos no son “creyentes”.

Veo a musulmanes quemando escuelas para niñas; musulmanes lapidando a víctimas de violaciones, a adolescentes condenados a muerte por “adulterio”.

Musulmanes mutilando los genitales de las niñas pequeñas.

Todo en nombre de Ala, porque el Corán y   la ley Sharia lo dicen.

Estoy cansado de que debemos tener “tolerancia por otras culturas” mientras que Arabia Saudita y otros países árabes utilizan nuestro dinero del petróleo para financiar mezquitas y escuelas islámicas (madrassas) y  predicar su odio en Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, América y Canadá, mientras que ninguno de sus países permiten financiar una iglesia, sinagoga o escuela religiosa en Arabia Saudita o cualquier otro país árabe para enseñar el amor y la tolerancia…

Estoy cansado de que me digan que debo bajar mi nivel de vida debido a la lucha por  el calentamiento global, que nadie puede discutir.

Estoy cansado de que me digan que los adictos a las drogas tienen una enfermedad, y yo debo ayudarlos, darles apoyo y pagar por el daño que ellos hacen. O, es que se les apareció un virus gigante, que se precipitó sobre ellos en un callejón oscuro, les agarró y les forzó a meterse cosas, polvo blanco, por las narices o a  clavarse una aguja en el brazo mientras trataban de defenderse?

Estoy cansado de escuchar a ricos atletas, artistas y políticos de todas partes hablando de errores inocentes, errores estúpidos o juveniles, cuando todos sabemos que ellos piensan que su único error fue dejarse capturar. Estoy cansado de la gente con sentido del derecho, rico o pobre.

Estoy realmente cansado de personas que no tienen responsabilidad por sus vidas y acciones. Estoy cansado de escuchar que culpen al Gobierno, o a la discriminación, etc. por todos sus problemas.

También estoy cansado y harto de ver a hombres y mujeres jóvenes, en sus años de adolescencia y veinteañeras estar cubiertas de  tatuajes y piercings en sus rostros, que los hace  no aptos para un empleo y pidiendo dinero al Gobierno.

Sí, estoy cansado, joder…  pero también me alegra que tener 74… porque, principalmente, no tendré que ver en el mundo, a estas personas.

Sólo lo siento por mi nieta y por sus hijos. 

Gracias a Dios estoy en el camino de salida y no en el camino opuesto.

“Tengo 74 años y estoy cansado”.

Los diez pasos que te conducen a la felicidad

PUEDE ESTAR EN EL LUGAR MÁS IMPREDECIBLE
Los diez pasos que te conducen a la felicidad
La felicidad es desde hace miles de años nuestro principal objetivo. (Corbis)

Paula Delgado Labrandero  20/01/2012
Cuenta la leyenda que un hombre escuchó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla de manera incesante. En el camino se pegó varios batacazos y se hizo muchas preguntas sin respuesta. Miles de años después, esa búsqueda sigue constituyendo nuestro gran reto y el empeño de filósofos y estudiosos por descifrar su código. ¿Cómo ser felices y no frustrarnos en el intento?
Francesc Miralles, autor del libro 365 ideas para cambiar tu vida (editorial Planeta), tiene la respuesta. Expone varias reflexiones sobre los dilemas que se ha cuestionado la humanidad durante los últimos años y nos revela el secreto para encontrar nuestro tesoro más preciado en diez pasos.
1-      Pensar solo en el día de hoy
Las agendas constituyen parte de la barrera emocional que nos impide ser felices. La predisposición a dejar para mañana lo que podemos hacer hoy y a organizar escrupulosamente cada minuto de nuestra vida impide que disfrutemos del presente. Debemos pensar: Hoy es el día más feliz de nuestra vida. “Lo único razonable que podemos hacer es pasar el día de la mejor manera posible”, explica el autor.
2-      No compararnos con los demás
“El reto de ser uno mismo requiere que salgamos de las emociones y opiniones estereotipadas y reclamemos nuestro lugar en el mundo”. Cada uno tiene que actuar en su ámbito. “Hace 3000 años que nos dedicamos a buscar la felicidad. Es un concepto muy amplio y muy variable”. La felicidad es subjetiva, dependerá de nuestras necesidades, entorno y tiempo. “Quien esté arruinado, será feliz cuando se libre de sus deudas, depende de la experiencia personal de cada uno”, ejemplifica Miralles. No obstante, matiza que la felicidad empieza por tener cubiertas nuestras necesidades más básicas.
3-      No criticar
Concentrar nuestras energías en descalificar a los demás juega en detrimento de nuestro beneficio. “En lugar de prestarnos a posibles amenazas externas, si impulsamos nuestro propio viaje al futuro viviremos de forma mucho más productiva y sosegada”. El camino hacia la felicidad empieza en priorizar nuestros intereses.
4-      Centrarse en el lado soleado de la vida
A menudo nos convertimos en buscadores infatigables de la felicidad cuando puede estar en el lugar y momento menos predecibles. Sorprenderse es la condición sine qua non para dar con el elixir de la felicidad. “La felicidad inesperada es la mejor. Observar el paisaje desde el tren, oler algo que te recuerda a tu niñez… son pequeñas cosas que nos inundan de bienestar”, reconoce el autor. Enfocar los aspectos positivos ayuda a multiplicar su poder.
5-      Rodearse de gente positiva
La vida impone determinadas barreras que no podemos sortear. La elección de nuestros amigos es propia. Debemos aprovecharnos. Nuestro entorno es el espejo en el que se refleja nuestra personalidad, experiencias, inquietudes. Constituye una memoria viva de quienes somos, de dónde venimos, dónde estamos y dónde queremos dirigir nuestro futuro. “La calidad de nuestros amigos determina la calidad de nuestra propia vida”. Como explica Miralles “es muy importante elegir a personas positivas que nos hagan reír, sentirnos bien, que nos den apoyo…”.
6-      Afrontar los problemas con humor
Todos hemos dicho alguna vez: me río por no llorar. Asumir las adversidades de la mejor manera posible contribuye a nuestro bienestar, a crearnos una especie de coraza muy necesaria para no desmoronarnos y afrontar las pruebas que nos pone la vida con fuerza. No podemos elegir lo que pasa, pero sí nuestra actitud. “Dentro de las circunstancias que nos toque vivir hay que hacerlo con la mejor cara posible. Es aconsejable sacar algo positivo de todo”. Incluso de las malas experiencias. “Si no hubiera momentos malos no sabríamos valorar los buenos”, sentencia.
7-      Aprender algo nuevo cada día
Miralles insiste en desmentir el tópico de que la ignorancia da la felicidad. “Ser ignorante no hace feliz, no te permite comprender muchos aspectos y contribuye a la falta de empatía con los demás”. La cultura contribuye, por tanto, a ampliar el abanico de amistades y a nutrirnos de sus experiencias, involucrarnos en sus sentimientos y, en definitiva, a ser mejor personas.
8-      Mostrar los sentimientos a la gente que quieres
Muchas veces no somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Entonces nos arrepentimos de no haber pasado más tiempo con nuestros seres queridos o haberles demostrado nuestro cariño y afecto. “Cogerles la mano, darles las gracias, un beso, una sonrisa, un mensaje de ánimo… son acciones que nos hacen sentir felicidad a nosotros mismos y a los que las reciben”, explica el autor. No dar pie a entrar en discusiones relajará nuestro estado. “Si todos sumáramos buenos actos y no nos enfadáramos en nuestro entorno más inmediato, la suma final sería más positiva que negativa. Al final lo que buscamos es sentirnos útiles para los demás”.
9-      No temer a la vida
La vida, en ocasiones, se presenta difícil. Forma parte de las reglas del juego.Determinadas decisiones nos superan, nos sentimos incapaces de asumirlas y dudamos qué hacer. La rabia de no poder con todo solo se soluciona con un replanteamiento de nuestras prioridades más inmediatas. “El miedo impide que desarrollemos nuestros objetivos”, opina el autor.
10-   Leer antes de acostarse
El ritmo frenético de nuestra sociedad nos impide, muy a menudo, evadirnos y disfrutar de la tranquilidad. Dedicar unos minutos a la lectura antes de conciliar el sueño contribuirá a “desconectar y a evadirse de los problemas”, asegura por su experiencia Miralles.
Eliminar los malos hábitos emocionales, buscar lo mejor de nosotros mismos, afrontar los momentos difíciles o aprender a disfrutar de las pequeñas cosas que nos regala la vida son solo algunas de las consecuencias más directas de cumplir este decálogo.

Mahatma Gandhi

Recuerda…

Que siempre existen tres enfoques en cada historia: mi verdad, tu verdad y la Verdad.

Que toma mucho tiempo llegar a ser la persona que deseas ser.

Que es mas fácil reaccionar que pensar.

Que podemos hacer mucho más cosas de las que creemos poder hacer.

Que no importan nuestras circunstancias, lo importante es cómo interpretamos nuestras circunstancias.

Que no podemos forzar a una persona a amarnos, únicamente podemos ser alguien que ama. El resto depende de los demás.

Que requiere años desarrollar la confianza y un segundo para destruirla.

Que dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.

Que las personas honestas tienen mas éxito al paso del tiempo.

Que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor.

Que no importa qué tan lejos he estado de DIOS, siempre me vuelve a recibir.

Que todos somos responsables de nuestros actos.

Que existen personas que me quieren mucho, pero no saben expresarlo.

Que puedo hacer todo o nada con mi mejor amigo y siempre gozar el momento.

Que a veces las personas que menos esperamos, son las primeras en apoyarte en los momentos más difíciles.

Que la madurez tiene que ver más con la experiencia que hemos vivido, y no tanto con los años que hemos cumplido.

Que hay dos días de la semana por los que no debemos de preocuparnos: ayer y mañana. El único momento valioso es AHORA.

Que aunque quiera mucho a la gente, algunas personas no me devolverán ese amor.

Que no debemos competir contra lo mejor de otros, sino competir con lo mejor de mí.

Que puedo hacer algo por impulso y arrepentirme el resto de mi vida.

Que la pasión de un sentimiento desaparece rápidamente.

Que si no controlo mi actitud, mi actitud me controlará a mí.

Que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son ridículos, que tal si me cree?

Que es más importante que me perdone a mi mismo a que otros me perdonen.

Que no importa si mi corazón está herido, el mundo sigue girando.

Que la violencia atrae más violencia.

Que decir una verdad a medias es peor que una mentira.

Que las personas que critican a los demás, también me criticarán cuando tengan la oportunidad.

Que es difícil ser positivo cuando estoy cansado.

Que hay mucha diferencia entre la perfección y la excelencia.

Que los políticos hablan igual en todos los idiomas.

Que es mucho mejor expresar mis sentimientos, que guardarlos dentro de mí.

Que al final de la vida me doy cuenta que las únicas cosas que valieron la pena son: Dios, mi familia, un grupo muy selecto de amigos y unas experiencias que me dieron crecimiento personal. Para ser exitosos no tenemos que hacer cosas extraordinarias. Hagamos cosas ordinarias, extraordinariamente bien. “Si alguna vez no te dan una sonrisa esperada, se generoso y da la tuya, porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como aquel que no sabe sonreir”

Mahatma Gandhi

Cualquier parecido es pura coincidencia

‘COMO SE BAÑA LA MUJER’

1. Se quita la ropa y la coloca en la cesta de la ropa sucia.

2. Camina hacia la ducha con su bata de baño. Si ve a su marido o novio en el camino, se tapa bien el cuerpo y sale corriendo en puntas hacia el baño.

3. Se para frente al espejo y detalla su físico. Saca la barriga para poder quejarse más de lo gorda que esta.

4. Se mete en la bañera, busca el pañito para la cara, la espumita para los brazos y las piernas, el cepillo de la espalda y la piedra pómez.

5. Lava su pelo con Shampoo de hierbas y miel con 83.000 vitaminas.

6. Vuelve a lavar el pelo con Shampoo d e hierbas y miel con 83.000 vitaminas.

7. Se aplica acondicionador de pelo de hierbas y miel y se lo deja por 15 minutos.

8. Se lava la cara con una mezcla de durazno, avena y azucar por 10 min..

9. Se lava el resto del cuerpo con jabón, aceites de nueces y fresas y un guante que supuestamente la hace bajar de peso.

10. Se quita el acondicionador del cabello durante 10 minutos porque tiene que estar segura de quitárselo todo.

11. Se afeita las axilas y las piernas, considera afeitarse el area del bikini, pero decide depilarlo.

12. Grita cuando alguien le baja el wc y la ducha pierde presión el agua caliente se enfría.

13. Cierra la regadera.

14. Se escurre todas las partes mojadas (dentro de la regadera).

15. Sale de la regadera y se seca con la toalla del tamaño de Africa y América juntas.

16. Se pone otra toalla en la cabeza.

17. Se mira todo el cuerpo en busca de espinillas, barros y granos y los ataca con uñas y pinzas.

18. Regresa a la habitación con la gigante toalla envuelta en ella, o en su defecto con la bata, y otra toalla más pequeña con la que se va secando la cabeza camino a la habitación.

19. Si vuelve a ver al marido o novio se tapa y sale corriendo para el cuarto, pasa hora y media vistiéndose sin contar los cambios de ropa que ha realizado, y otra hora y media maqu illándose.

20. Al final se ve en el espejo y dice: ‘no me veo bien.’

‘COMO SE BAÑA EL HOMBRE’

1. Sentado en la cama desperezándose y rascándose las verijas; se quita la ropa y la deja en el suelo.

2. Va desnudo o en boxer al baño, rascándose una nalga… Si ve a su esposa o novia, le medio enseña ‘el pajaro’ y le pellizca o le da una palmada en una nalga.

3. Se para frente al espejo para ver su físico y mete la barriga, se ve el tamaño del pene en el espejo, se rasca las guevas y se huele las manos. !Aaahhhhh!

4. Se lava la cara con lo primero que encuentra, así sea el shampoo.

5. Se caga de la risa y se oye cuando se tira tremendo pedo dentro de la ducha.

6. Se lava el trasero y deja los pelos en el jabón…. ¡Si no, que chiste!

7. Se lava el pelo con jabón o shampoo y no usa acondicionador.

8. Se hace un peinado ‘PUNK’ con la espuma del jabón.

9. Abre la cortina o la puerta para verse en el espejo y se caga de la risa.
10. Se tira reverenda MEADA en la regadera intentando atinarle al desague.

11. Se quita todo el shampoo o jabón y sale de la ducha. No se da cuenta que todo el baño esta mojado porque dejó la cortina por fuera de la regadera o la puerta medio abierta, igual le importa un culo.

12. Medio se seca.

13. Se ve otra vez en el espejo, saca músculos, hace cara de malo y luego de conquistador, se ríe y se mira el tamaño del pene para ver si ahora lo tiene más grande..

15. Deja la cortina abierta y la alfombra mojada.

16. Regresa al cuarto con una toallita en la cintura. Si ve a la esposa o novia hace como si se le cayera la toalla para enseñarle ‘el pajaro’ y le da otra nalgada, ella se enoja y él se muere de la risa.

17. Tira la toalla mojada en la cama y se viste en 2 minutos con lo primero que encuentra.

18. Se ve en el espejo y dice: Jueputa que man tan pinta, si o no…?

ES O NO ES…?

Cambalache

EXPLICACIÓN DE UNA COMPARACIÓN EN LA LETRA CAMBALACHE

¡EXACTA REAL DEMOSTRABLE Y CREIBLE;PARECE MENTIRA QUE JAMÁS LO EXPLICARAN LOS MILES DE ESCRIBAS, LITERATOS E INTELECTUALOIDES QUE DICEN “ESTUDIAR EL TANGO”

La Biblia y el Calefón –
Se habla de ello y la mayoría no sabe de qué se trata:
He aquí la historia de un hecho de la vida cotidiana, que acontecía en la ciudad de Buenos Aires –no sé si en otros lugares pasaba o no–, y que explica el porqué de la aparentemente surrealista asociación de la Biblia junto al calefón que aparece en el tango “Cambalache”, cuyas letra y música fueron compuestas por Enrique Santos Discépolo en 1935.

La historia tiene relación con los baños, la higiene personal y la forma de realizarla; y como no se me escapa que algunos lectores pueden ser jóvenes y pueden no haber conocido otro tipo de baños que los que se estila usar en la actualidad al menos en el mundo occidental y cristiano, voy a recordar primero un par de datos que considero necesario sean tenidos en cuenta.

Los baños que conocemos y que en algunos lugares son llamados ‘completos’, es decir, los que constan como mínimo de retrete inodoro, lavabo y ducha (algunos exquisitos, como el irresponsable que escribe, exigen que además tenga bidet –artefacto desconocido en muchos sitios–) son relativamente nuevos.

Hasta finales del siglo XIX se utilizaban bacinillas (también llamadas ‘tazas de noche’), cuyos contenidos eran arrojados por las ventanas al grito de “agua va”; y antes aún, letrinas, que solían estar en los fondos de las casas.

En Buenos Aires coexistieron bacinillas y letrinas hasta principios del siglo XX, época en que las familias ‘acomodadas’ comenzaron a instalar baños.

Luego el uso de baños se generalizó y se empezó a construirlos en todas las viviendas, aun en las más modestas. El sencillo ‘miniambiente’ constaba al menos de retrete y lavabo y si los lujuriosos dueños de casa gustaban de practicar la morisca costumbre de lavarse todo el cuerpo más o menos seguido, y si además tenían medios económicos suficientes como para costearse ese capricho, los baños también tenían una ducha. Claro, si había una ducha era necesario calentar el agua, así que al lado de la ducha se instalaba un calefón.

Sin embargo, el papel higiénico tardó en obtener su carta de ciudadanía

para poder trabajar en limpio en estas sucias tierras y aun cuando apareció era bastante caro y no estaba al alcance de todas las familias, las cuales se veían obligadas a utilizar para esos fines sanitarios el vulgar papel de diario o, en su defecto, cualquier otro.

Por supuesto, eran muy estimados los papeles más sedosos, así que los sufridos usuarios trataban de conseguir en las verdulerías y fruterías los papeles con los que venían envueltas las manzanas y otros productos de campo.

Otro muy apreciado era el llamado ‘papel biblia’, especialmente delgado y suave.

Ahora bien, ya por entonces existía la Sociedad Bíblica, una de cuyas misiones parece ser la de difundir la Biblia protestante, para lo cual regalaba ejemplares del sagrado libro –en la actualidad, lo sigue haciendo–.

Pues, muchos de los habitantes de Buenos Aires deben de haber parecido devotos creyentes, ya que aceptaban de continuo esas gentilezas, y que siendo mayoría la grey católica, lo mismo pasaban y retiraban la biblia protestante tantas veces como sabían que la Sociedad las tenía en obsequio en las calles, plazas o en su sede central .
LA BIBLIA Y EL CALEFÓN

Sin embargo, cuentan los hombres dignos de fe (aunque Alá sabe más) que quienes obtenían esas Biblias les perforaban una tapa y las colgaban de un gancho de alambre, al lado del calefón, cerca del retrete, e iban arrancando las suaves hojas para usarlas como papel higiénico.

En este hecho se habría inspirado Enrique Santos Discépolo para decir con elegancia propia de un grande autor:

Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,

Y HERIDA POR UN SABLE SIN REMACHE
VES LLORAR LA BIBLIA
JUNTO AL CALEFÓN.

Mujeres a los 50

Una revista británica realizó una encuesta entre hombres, dividiéndolos en tres grupos de edades.
Sus preferencias sobre probables parejas fue aplastante: la mayoría eligió mujeres entre 50 a 60 años.
Casi todos coinciden en que son más inteligentes y más sexys.
Pero la auténtica respuesta la da un escritor sudamericano, de 45 años, Santiago Gamboa …

Palabras de Santiago Gamboa, escritor colombiano:

“Las mujeres de mi generación son las mejores. Y punto.
Hoy tienen cincuenta y pico, y son bellas, muy bellas, pero también serenas, comprensivas, sensatas, y sobre todo, endiabladamente seductoras, ésto a pesar de sus incipientes patas de gallo o de esa afectuosa celulitis que capitanea a algunas sus muslos, pero que las hace tan humanas, tan reales.
Hermosamente reales.

Casi todas, hoy, están casadas o divorciadas, o divorciadas y vueltas a casar, con la idea de no equivocarse en el segundo intento, que a veces es un modo de acercarse al tercero, y al cuarto intento.
Qué importa…

Otras, aunque pocas, mantienen una pertinaz soltería y la protegen como ciudad sitiada que, de cualquier modo, cada tanto abre sus puertas a algún visitante.

Nacidas bajo la era de Acuario, con el influjo de la música de Los Beatles, de Bob Dylan…. Herederas de la “revolución sexual” de la década de los 60 y de las corrientes feministas que, sin embargo, recibieron pasadas por varios filtros, ellas supieron combinar libertad con coquetería, emancipación con pasión, reivindicación con seducción.

Jamás vieron en el hombre a un enemigo a pesar que le cantaron unas cuantas verdades, pues comprendieron que emanciparse era algo más que poner al hombre a trapear el baño o a cambiar el rollo de papel higiénico cuando este, trágicamente, se acaba.

Son maravillosas y tienen estilo, aún cuando nos hacen sufrir, cuando nos engañan o nos dejan.
Usaron faldas hindúes a los 18 años, se cubrieron consuéter de lana y perdieron su parecido con María, la virgen, en una noche loca de viernes o sábado después de bailar.

Hablan con pasión de política y quisieran cambiar el mundo.
Aquí hay algunas razones de por qué una mujer de más de 50 nunca te va a despertar en la mitad de la noche para preguntarte…. “Qué estás pensando?” porque NO le interesa lo que estás pensando.

Si una mujer de más de 50 no,  no quiere mirar un partido de fútbol, ella no da vueltas alrededor tuyo.
Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho más interesante.
Esa mujer  se conoce lo suficiente como para estar segura de sí misma, de lo que quiere, y de con quién lo quiere.

Son muy pocas las mujeres  a las que les importa lo que tú pienses de lo que ella hace.
Tiene cubierta su cuota de relaciones “importantes” y “compromisos”.

Son generalmente generosas en alabanzas.
Tienen suficiente seguridad en sí mismas.

Las mujeres se vuelven  psíquicas a medida que pasa el tiempo.
No necesitas confesar tus pecados, ellas siempre los saben.
Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres un imbécil si es lo que sienten sobre ti.
Tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 50 y por múltiples razones.
Lamentablemente NO es recíproco.

Por cada impactante mujer de éstas, inteligente, divertida y sexi, hay un hombre con casi o más de 50…: pelón, gordo, barrigón,descuidado, haciéndose el gracioso con una chica de 20 años , y haciendo el completo RIDÍCULO.

Psicópata sexual de noche, jefe tirano de día

Psicópata sexual de noche, jefe tirano de día

El sádico hábil suele alcanzar puestos directivos dejando ‘cadáveres’ por el camino. (Corbis)
Javier Sánchez*  02/11/2011

¿De dónde salen los tiranos sádicos, y más en particular los perversos sociosexuales que ocupan desde cátedras hasta puestos de dirección? Las taras de  ese sádico capaz de arruinar la convivencia doméstica, laboral o ciudadana se han empezado a comprender mediante novedosos estudios genéticos y de neuroimagen, sin que puedan desdeñarse los condicionantes educativos, sociales y culturales que facilitan su crecimiento y desarrollo.
Dos ámbitos sobresalen como reinos en que, a poco que se tuerzan las cosas, van a imperar aquellos que albergan el ánimo de degradar al otro. Se tratan del trabajo y de la relación de pareja. En el primero, el tirano se hace con el poder a través de la calumnia, en el segundo de la deslealtad.
El mundo laboral, es claro para quienes recogemos las piezas de los derrotados, está sembrado de sujetos malévolos, sólo capaces de disfrutar cuando se produce el mal ajeno. Tales rasgos de personalidad son tanto más frecuentes cuanto más se asciende en la escalera del éxito. El sádico hábil progresa, se aprovecha de los cadáveres que le sirvieron para auparse, y cuando surge el conflicto consigue hacer figurar como culpable o incapaz a aquel al que ha traicionado.
Cuando analizamos su arma más importante encontramos que la destreza con que suministra sus puñaladas traperas deriva del conocimiento de las vulnerabilidades de sus víctimas. El depredador profesional sólo contempla la amistad y la intimidad para conocer los puntos mortales de su posible competidor. Su forma de lucha es la más hipócrita y vergonzosa de todas. En el ámbito laboral evita la confrontación directa porque en su configuración más íntima es un cobarde, sin embargo sabe actuar como un Iago inclemente y ensuciar con sus sucias difamaciones al más meritorio de los seres.
Exceso injustificado de autoestima
Como no es tan carente de inteligencia como de virtud, suele mantener una imagen externa muy distinta de la podredumbre que le encarna. Eso conlleva que los rasgos de personalidad del sádico tiránico vayan muchas veces acompañados de un exceso injustificado de autoestima, en lo que llamamos rasgos narcisistas. De ahí que sorprenda tanto a los vecinos que el del 4º haya descuartizado a su mujer cuando todos los domingos saludaba de camino a misa y vestía de Hermés.
El psicópata o sádico narcisista no tolera lo que, casi siempre sin razón, considera una humillación por parte de quien le frena los pies. Experto en intentar humillar a los otros, las experiencias en que se le planta cara, conllevan la reagudización de sus más profundas inseguridades. Por ello tratan de seleccionar a quienes probablemente no responderán con violencia a su intimidación.
Como es fácil de imaginar, todos estos rasgos del psicópata laboral son perfectamente aplicables al terreno sexual. Cuanto más avergonzado de sí mismo se siente un psicópata en términos sexuales (ya sea, por ejemplo, por una homosexualidad no aceptada o por una impotencia copulatoria) más peligroso y vengativo puede ser. Los claros paralelismos entre un mundo y otro nos explican por qué hay individuos que pagan sus conflictos íntimos “sodomizando” o “gomorreando” a empleados y compañerosde trabajo, en un intento de aplacar su inconfesable desprecio por sí mismos.
En una frase: lo que no pueden en el trabajo lo llevan a la cama y lo que pasa (o no pasa) en la cama lo arrastran al trabajo.
No se rehabilitan
El único consuelo de las buenas personas radica en que el psicópata sádico y tiránico sólo puede sobrevivir y perpetuarse cuando la sociedad que lo rodea todavía puede “permitirse” su existencia en términos evolutivos y de convivencia. Su capacidad de engaño y explotación procede de la credulidad de quienes lo rodean, del amparo de quienes lo compadecen, de las actitudes samaritanas hacia quien (por su incorrecto desarrollo cerebral) sólo encuentra en quienes le perdonan una muestra de debilidad.
Es aquí donde el propósito benévolo de redención para el depredador social o sexual choca con la realidad. Su incapacidad para aprender tanto del castigo como del buen ejemplo obliga al grupo humano que lo circunda a una actitud firme y coherente. La capacidad de una organización empresarial, un partido político o todo un pueblo para detectar y aislar a este tipo de sujetos es la mejor expresión de su responsabilidad social corporativa.
*Javier Sánchez García. Psiquiatra y sexólogo. Salud y Bienestar Sangrial

Discurso de Steve Jobs

Discurso de Steve Jobs
En la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford.

“Tienen que encontrar eso que aman”
Me siento honrado de estar con ustedes hoy en su ceremonia de graduación en una de las mejores universidades del mundo. Yo nunca me gradué de una universidad. La verdad sea dicha, esto es lo más cerca que he estado de una graduación. Hoy deseo contarles tres historias de mi vida. Eso es. No es gran cosa. Sólo tres historias.
La primera historia se trata de conectar los puntos.
Me retiré del Reed College después de los primeros 6 meses y seguí yendo de modo intermitente otros 18 meses o más antes de renunciar de verdad. Entonces ¿por qué me retiré?.
Comenzó antes de que yo naciera. Mi madre biológica era joven, estudiante de universidad graduada, soltera, y decidió darme en adopción. Ella creía firmemente que debía ser adoptado por estudiantes graduados. Por lo tanto, todo estaba arreglado para que apenas naciera fuera adoptado por un abogado y su esposa; salvo que cuando nací, decidieron en el último minuto que en realidad deseaban una niña. De ese modo, mis padres que estaban en lista de espera, recibieron una llamada en medio de la noche preguntándoles: “Tenemos un niño no deseado; ¿lo quieren?”. Ellos dijeron “Por supuesto”. Posteriormente, mi madre biológica se enteró que mi madre nunca se había graduado de una universidad y que mi padre nunca se había graduado de la enseñanza media. Se negó a firmar los papeles de adopción definitivos. Sólo cambió de parecer unos meses más tarde cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad.
Luego a los 17 años fui a la universidad. Sin embargo, ingenuamente elegí una universidad casi tan cara como Stanford y todos los ahorros de mis padres de clase obrera fueron gastados en mí matrícula. Después de 6 meses yo no era capaz de apreciar el valor de lo anterior. No tenía idea de lo que quería hacer con mi vida y no tenía idea de la manera en que la universidad me iba a ayudar a deducirlo. Y aquí estaba yo, gastando todo el dinero que mis padres habían ahorrado durante toda su vida. Así que decidí retirarme y confiar en que todo iba a resultar bien. Fue bastante aterrador en ese momento, pero mirando hacia atrás fue una de las mejores decisiones que tomé. Apenas me retiré, pude dejar de asistir a las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a asistir irregularmente a las que se veían interesantes.
No todo fue romántico. No tenía dormitorio, dormía en el piso de los dormitorios de amigos, llevaba botellas de Coca Cola a los depósitos de 5 centavos para comprar comida y caminaba 11 kilómetros, cruzando la ciudad todos los domingos en la noche para conseguir una buena comida a la semana en el templo Hare Krishna. Me encantaba. La mayor parte de las cosas con que tropecé siguiendo mi curiosidad e intuición resultaron ser inestimables posteriormente. Les doy un ejemplo: en ese tiempo Reed College ofrecía quizás la mejor instrucción en caligrafía del país. Todos los afiches, todas las etiquetas de todos los cajones estaban bellamente escritos en caligrafía a mano en todo el campus. Debido a que me había retirado y no tenía que asistir a las clases normales, decidí tomar una clase de caligrafía para aprender. Aprendí de los tipos serif y san serif, de la variación de la cantidad de espacio entre las distintas combinaciones de letras, de lo que hace que la gran tipografía sea lo que es. Fue hermoso, histórico, artísticamente sutil de una manera en que la ciencia no logra capturar, y lo encontré fascinante.
Nada de esto tenía incluso una esperanza de aplicación práctica en mi vida. No obstante, diez años después, cuando estaba diseñando la primera computadora Macintosh, todo tuvo sentido para mí. Y todo lo diseñamos en la Mac. Fue la primera computadora con una bella tipografía. Si nunca hubiera asistido a ese único curso en la universidad, la Mac nunca habría tenido tipos múltiples o fuentes proporcionalmente espaciadas. Además, puesto que Windows sólo copió la Mac, es probable que ninguna computadora personal la tendría. Si nunca me hubiera retirado, nunca habría asistido a esa clase de caligrafía, y las computadoras personales no tendrían la maravillosa tipografía que tienen. Por supuesto era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en la universidad. Sin embargo, fue muy, muy claro mirando hacia el pasado diez años después.
Reitero, no pueden conectar los puntos mirando hacia el futuro; solamente pueden conectarlos mirando hacia el pasado. Por lo tanto, tienen que confiar en que los puntos de alguna manera se conectarán en su futuro. Tienen que confiar en algo – su instinto, su destino, su vida, su karma, lo que sea. Esta perspectiva nunca me ha decepcionado, y ha hecho la diferencia en mi vida.
La segunda historia es sobre amor y pérdida.
Yo fui afortunado – descubrí lo que amaba hacer temprano en la vida. Woz y yo comenzamos Apple en el garage de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos duro y en 10 años Apple había crecido a partir de nosotros dos en un garage, transformándose en una compañía de US$2 mil millones con más de 4.000 empleados. Recién habíamos presentado nuestra más grandiosa creación – la Macintosh – un año antes y yo recién había cumplido los 30. Y luego me despidieron. ¿Cómo te pueden despedir de una compañía que comenzaste? Bien, debido al crecimiento de Apple contratamos a alguien que pensé que era muy talentoso para dirigir la compañía conmigo, los primeros años las cosas marcharon bien. Sin embargo, nuestras visiones del futuro empezaron a desviarse y finalmente tuvimos un tropiezo. Cuando ocurrió, la Junta del Directorio lo respaldó a él. De ese modo a los 30 años estaba afuera. Y muy publicitadamente fuera. Había desaparecido aquello que había sido el centro de toda mi vida adulta, fue devastador.
Por unos cuantos meses, realmente no supe qué hacer. Sentía que había decepcionado a la generación anterior de empresarios – que había dejado caer el testimonio cuando me lo estaban pasando. Me encontré con David Packard y Bob Noyce e intenté disculparme por haberlo echado a perder tan estrepitosamente. Fue un absoluto fracaso público e incluso pensaba en alejarme del valle. No obstante, lentamente comencé a entender algo – Yo todavía amaba lo que hacía. El revés ocurrido con Apple no había cambiado eso ni un milímetro. Había sido rechazado, pero seguía enamorado. Y así decidí comenzar de nuevo.
En ese entonces no lo entendí, pero sucedió que ser despedido de Apple fue lo mejor que podía haberme pasado. La pesadez de ser exitoso fue reemplazada por la liviandad de ser un principiante otra vez, menos seguro de todo. Me liberó para entrar en uno de las etapas más creativas de mi vida. Durante los siguientes cinco años, comencé una compañía llamada NeXT, otra compañía llamada Pixar, y me enamoré de una asombrosa mujer que se convirtió en mi esposa. Pixar continuó y creó la primera película en el mundo animada por computadora, Toy Story, y ahora es el estudio de animación más exitoso a nivel mundial. En un notable giro de los hechos, Apple compró NeXT, regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT constituye el corazón del actual renacimiento de Apple. Además, con Laurene tenemos una maravillosa familia. Estoy muy seguro de que nada de esto habría sucedido si no me hubiesen despedido de Apple. Fue una amarga medicina, pero creo que el paciente la necesitaba. En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No pierdan la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tienen que encontrar eso que aman. Y eso es tan válido para su trabajo como para sus amores. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que creen es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan. Al igual que con los asuntos del corazón, sabrán cuando lo encuentren. Y al igual que cualquier relación importante, mejora con el paso de los años. Así que sigan buscando hasta que lo encuentren. No se detengan.
La tercera historia es sobre la muerte.
Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo parecido a “Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto”. A mí me impresionó y desde entonces, durante los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: “Si hoy fuera en último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?” Y cada vez que la respuesta ha sido “No” por varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo.
Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a decidir las grandes elecciones de mi vida. Porque casi todo – todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso – todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solamente aquello que es realmente importante. Recordar que van a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienen algo que perder. Ya están desnudos. No hay ninguna razón para no seguir a su corazón.
Casi un año atrás me diagnosticaron cáncer. Me hicieron un scanner a las 7:30 de la mañana y claramente mostraba un tumor en el páncreas. Yo ni sabía lo que era el páncreas. Los doctores me dijeron que era muy probable que fuera un tipo de cáncer incurable y que mis expectativas de vida no superarían los tres a seis meses. Mi doctor me aconsejó irme a casa y arreglar mis asuntos, que es el código médico para prepararte para la muerte. Significa intentar decirle a tus hijos todo lo que pensabas decirles en los próximos 10 años, decirlo en unos pocos meses. Significa asegurarte que todo esté finiquitado de modo que sea lo más sencillo posible para tu familia. Significa despedirte.
Viví con ese diagnóstico todo el día. Luego al atardecer me hicieron una biopsia en que introdujeron un endoscopio por mi garganta, a través del estómago y mis intestinos, pincharon con una aguja mi páncreas y extrajeron unas pocas células del tumor. Estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me contó que cuando examinaron las células en el microscopio, los doctores empezaron a llorar porque descubrieron que era una forma muy rara de cáncer pancreático, curable con cirugía. Me operaron y ahora estoy bien.
Fue lo más cercano que he estado a la muerte y espero que sea lo más cercano por unas cuantas décadas más. Al haber vivido esa experiencia, puedo contarla con un poco más de certeza que cuando la muerte era un útil pero puramente intelectual concepto:
Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como debe ser porque la Muerte es muy probable que sea la mejor invención de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Elimina lo viejo para dejar paso a lo nuevo. Ahora mismo, ustedes son lo nuevo, pero algún día, no muy lejano, gradualmente ustedes serán viejos y serán eliminados. Lamento ser tan trágico, pero es muy cierto.
Su tiempo tiene límite, así que no lo pierdan viviendo la vida de otra persona. No se dejen atrapar por dogmas – es decir, vivir con los resultados del pensamiento de otras personas. No permitan que el ruido de las opiniones ajenas silencien su propia voz interior. Y más importante todavía, tengan el valor de seguir su corazón e intuición, que de alguna manera ya saben lo que realmente quieren llegar a ser. Todo lo demás es secundario.
Cuando era joven, había una asombrosa publicación llamada The Whole Earth Catalog, que era una de las biblias de mi generación. Fue creada por un tipo llamado Steward Brand no muy lejos de aquí en Menlo Park, y la creó con un toque poético. Fue a fines de los 60, antes de las computadoras personales y de la edición mediante microcomputadoras, por lo tanto, en su totalidad estaba editada usando máquinas de escribir, tijeras y cámaras polaroid. Era un tipo de Google en formato de edición económica, 35 años antes de que apareciera Google: era idealista y rebosante de hermosas herramientas y grandes conceptos.
Steward y su equipo publicaron varias ediciones del The Whole Earth Catalog, y luego cuando seguía su curso normal, publicaron la última edición. Fue a mediados de los 70 y yo tenía la edad de ustedes. En la tapa trasera de la última edición, había una fotografía de una carretera en el campo temprano en la mañana, similar a una en que estarían haciendo dedo si fueran así aventureros. Debajo de la foto decía: “Sean ansiosos. Sean descabellados”. Fue su mensaje de despedida al finalizar. Sean ansiosos. Sean descabellados. Siempre he deseado eso para mí. Y ahora como se gradúan para empezar de nuevo, lo deseo para ustedes.
Sean ansiosos. Sean descabellados.

Muchas gracias.

Fobias y ataques de pánico

FOBIAS Y ATAQUES DE PÁNICO, TRASTORNOS CADA VEZ MÁS GENERALIZADOS
Cuando nuestro cerebro está permanentemente asustado

Esteban Hernández 17/10/2011
Las fobias y los ataques de ansiedad y de pánico van en aumento, lo que no podría ser de otra manera en una sociedad en la que nos vemos rodeados por crisis endémicas, catástrofes televisadas, cotidianos problemas securitarios y continuas amenazas de un futuro aún peor. Por más que sean mensajes que nos afectarán de manera dispar, sí parece evidente que este escenario nos influye, ejerciendo de disparador en personas que están más predispuestas a padecer esas enfermedades. Así lo asegura la psicóloga Isabel Pinillos, coautora, junto con Antonio Fuster, de Guerreros de la mente (ed. Grijalbo), donde analiza la frecuente sobreaactivación de nuestros mecanismos mentales de defensa.
Pinillos señala que, para entender este tipo de afecciones, debemos distinguir sus causas de las maneras en que nos enfrentamos a ellas. Así, una persona puede haber desarrolladouna fobia porque de pequeño tenía un profesor exigente o porque se burlaban de él cuando salía a la pizarra a exponer un trabajo, lo que constituirá la causa, pero saber eso no le solucionará nada salvo que entienda también cómo su mente desarrolló una forma de enfrentarse a esas situaciones (por ejemplo, evitando hablar en público) que ahora le resulta perjudicial. Aprendió a defenderse del miedo utilizando la huida, lo que hoy le impide manejarse adecuadamente. El problema, pues, no residiría tanto en la fobia en sí, como en que una parte de nosotros asimiló mal una estrategia que en aquel momento quizá era buena pero que hoy nos bloquea.
Estas estrategias adaptativas, sin embargo, no son negativas, es sólo que se disparan cuando no deben. Todos tenemos instrumentos de defensa (que Pinillos llama guerreros de la mente) que poseen una función específica. Si vamos a cruzar una calle transitada, estar en alerta es eficaz, ya que nos hará mirar hacia los lados y evitar que nos atropelle un automóvil. Pero si alguien está alerta en su casa, y mira para todos lados, entendemos que ese sistema de alarma funciona de modo incorrecto. Ese es el centro de las fobias y de muchos ataques de pánico, reacciones exageradas ante peligros racionalmente inexistentes.
Estrategias erróneas
La mayoría de elementos fóbicos suelen estar ligados a lo cotidiano. En primer lugar, por una razón evidente, como es la posibilidad de su aparición. Como asegura Pinillos, todos tenemos alguna clase de temor, pero si te dan miedo las serpientes, es poco probable que te las encuentres en la ciudad. En segunda instancia, porque adherimos a lo que tenemos más a mano sentimientos que pertenecen a otras esferas. Si estoy viviendo una situación de estrés porque creo que me van a echar del trabajo, me voy a hacer la compra, le sigo dando vueltas a la cabeza y acabo teniendo un ataque de ansiedad, la próxima vez que vaya a comprar temeré tener otro ataque incluso cuando mi situación laboral se haya solucionado. Nuestro sistema nervioso aprendea asociar el síntoma al entorno,estableciendo un lazo difícil de romper y creando así la fobia.
La solución a estas dificultades mentales pasa, señala Pinillos, por darnos cuenta de qué nos está pasando, descubriendocuáles de nuestras conductas no nos están ayudando y qué estrategias erróneas estamos empleando. Tenemos que saber qué parte de nosotros se ha convertido en un guerrero inadaptado y nos está generando una fobia. Sin embargo, ser conscientes de lo que ocurre no termina de solucionar los problemas, ya que es frecuente que aparezcan otro tipo de guerreros, las resistencias, que “hacen que las personas no sean capaces de poner en práctica aquellas estrategias que saben que les podrían ayudar. Esos bloqueos, muy habituales, no deben impedir que tomemos consciencia de que esta clase de enfermedades tienen solución y de que, la mayoría de las ocasiones, se trata de problemas que podemos resolver utilizando capacidades que todos tenemos.